Consejos para tu vida devocional

banner-interno-devocional

Anoche, un buen amigo y joven de la iglesia me comentó que llevaba un tiempo queriendo hacer unos devocionales diarios, pero que era incapaz por no saber cómo empezar o desarrollarlos. Si te sientes identificado con él, a continuación expongo algunos consejos que pueden ayudarte.

Antes de nada, debes saber que hay muchas formas diferentes de hacer un devocional y todas tienen sus pros y sus contras. Por tanto, cada uno debe buscar la forma que más le agrade y le ayude a tener un buen tiempo con el Señor.

Algunas personas, al tener dificultad para leer por sí mismas la Biblia, deciden hacer sus devocionales guiándose por un libro de devocionales cristiano que compran en alguna librería. Ciertamente, hay libros muy buenos para ello, pero creo que la mayoría de estos libros no estimulan al creyente para que él mismo aprenda a obtener sus propios devocionales de la Biblia. La Biblia debe ser la fuente principal para todo devocional. Nosotros queremos escuchar a Dios hablarnos y ella es la Palabra de Dios.

Muchos jóvenes se acostumbran a hacer sus devocionales dependiendo de libros de hombres –que pueden ser realmente buenos–, pero se olvidan que la fuente principal de donde deben obtener el alimento espiritual es de la Biblia. No debemos depender de otros para nuestro devocional diario. Dios nos ha dado las herramientas necesarias para acudir directamente a Él y a su Palabra.

Teniendo en cuenta esto, aquí van mis consejos:

  1. Empieza tu devocional orando. No te confundas, no es que empezar orando sea una fórmula mágica que hará que tu vida devocional sea fácil. Pero sí es una buena forma de reconocer que necesitamos la ayuda de Dios para entender y vivir su Palabra. En el Evangelio de Lucas se nos dice lo que Jesús hizo con sus discípulos: «Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras» (Lc. 24:45). Es Dios quien debe abrir nuestro entendimiento espiritual. Recuerda: No oramos de manera ritual o por costumbre, sino para reconocer que la Biblia es Su Palabra y deseamos que Él nos hable con la intención de obedecerla. Es una forma de preparar nuestro corazón. El Señor bendecirá esta actitud.
  2. Empieza tu devocional leyendo la Biblia y no cualquier otro libro. Quizá al principio te cueste, pero poco a poco comenzarás a disfrutar de la fuente de la vida espiritual.
  3. Selecciona un libro específico de la Biblia y empieza a leerlo desde el principio hasta el final. ¡No abras tu Biblia al azar! Algunos hacen sus devocionales yendo de un lado al otro de la Biblia y así solo reflexionan en pasajes sueltos. Pero la Biblia no nos ha sido dada con ese propósito. Entenderemos mejor la Biblia cuando la leamos libro por libro, cada pasaje dentro de su contexto. En este sentido, mi recomendación es que, para empezar, leas algún libro o carta del Nuevo Testamento.
  4. Para tus devocionales diarios, lee fragmentos cortos. A menudo, por el ansia y deseo de leernos toda la Biblia rápido, leemos fragmentos muy largos (de varios capítulos), sin meditar y pararnos a rumiar lo que leemos. Recuerda que no solo estamos llamados a leer la Biblia, sino a meditar en ella («en tu ley medito de día y de noche» Salmos 1:2; «Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, …» (Josué 1:8). El meditar requiere de más tiempo y quietud, además del ejercicio de reflexionar sosegadamente todo lo que leemos y qué podemos aprender de ello.
  5. Usa una versión de la Biblia que te sea fácil de entender. Si te cuesta entender algunas partes de la Biblia, usa una versión con un lenguaje más moderno y actual. Hay excelentes versiones en castellano.
  6. Lee con inteligencia. Fíjate en los verbos (acciones) que se usan, si se repite alguna palabra, si se utilizan contrastes, si algún término te parece extraño o interesante, etcétera. Para ayudarte, puedes tener un cuaderno y bolígrafo o directamente subrayar tu Biblia y anotar en ella. También puede ayudarte tratar de imaginar la escena o por qué el autor dijo lo que dijo.
  7. Ora mientras lees. A menudo leemos algo que nos llama la atención. No pases al siguiente versículo de inmediato. Puedes hacer una breve oración a Dios sobre ese versículo, aplicándolo de forma personal. Por ejemplo, yo estoy leyendo actualmente el libro de Santiago en mi devocional. Ayer leía el versículo 1:5, que dice: «Pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada». Entonces, me detuve por unos segundos y le pedí a Dios que me diera sabiduría para vivir mi día a día, para mi matrimonio, las relaciones, el ministerio, etcétera. La Biblia no solo está para leerla, ¡sino para vivirla!
  8. Haz preguntas al texto: ¿Qué quería el autor enseñarnos con este texto?; ¿qué me enseña esto sobre Dios?; ¿qué me enseña esto sobre cómo es el hombre?; ¿qué enseñanzas o principios podemos obtener de este pasaje?; ¿cómo puedo aplicar actualmente estas enseñanzas en mi día a día?; ¿qué verdades enseña el texto?; ¿cuál es el ejemplo a seguir?; ¿qué pecado debemos confesar?; ¿qué promesas se hacen? ¡Hay miles de preguntas que se pueden hacer al texto! Disfruta sacando tu lado de periodista.
  9. Trata de memorizar. No siempre debe ser así, pero si un versículo ha cautivado tu atención o Dios te ha hablado a través de Él, ¿por qué no llevarlo contigo a todo lugar donde vayas?
  10. Recuerda que el verdadero propósito de tu devocional es tener comunión con Dios. No hacemos el devocional para descubrir «verdades ocultas» que luego publicaremos en Facebook. Nuestra actitud debe ser la del salmista cuando dijo: «Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?» (Salmos 42:2).
  11. Practica la disciplina espiritual. No se trata de tener una actitud legalista, ni de caer en la rutina. Pero te recomiendo que establezcas una hora específica del día para tu devocional diario. Y ¡cúmplela siempre! Apúntalo en tu agenda y dale prioridad. Frecuentemente, es fácil encontrar tiempo para estar en Facebook o para ver nuestra serie preferida, pero no para nuestro plan devocional. El devocional es indispensable para el crecimiento cristiano. ¡Tómatelo en serio!

Si crees que estos consejos son de ayuda, compártelos con tus amigos. Si deseas compartir tus experiencias, ¡escríbenos!

Con afecto en Cristo:

José Daniel Espinosa.

Publicado en Artículos | 2 comentarios

El suicidio y el sentido de la vida

Taut Rope Breaking Apart

Días atrás leía en el periódico que el suicidio es la primera causa de muerte no natural en España. Desgraciadamente, hay el doble de suicidios que de muertes por accidente de tráfico. Según las estadísticas, en España hay más de 10 muertes por suicidio cada día. Las estadísticas son preocupantes. Pero, ¿por qué ocurre esto? ¿Qué razones podrían llevar a una persona a tal desesperación inconsolable? Sé que las causas del suicidio pueden ser muchas y muy diversas, pero propongo que la causa principal está estrechamente relacionada con la fuente esencial donde cada ser humano encuentra el sentido de su vida. Solo cuando una persona pierde la fuente esencial del sentido de su vida y esperanza es que pierde el deseo de vivir, pues ha perdido aquello que era el eje de su vida.

Las Sagradas Escrituras enseñan que el ser humano fue creado a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:27). La imagen de Dios en el ser humano tiene que ver, entre otras cosas, con su naturaleza espiritual. Esto significa que el ser humano no es solo un conjunto de materia, sino un cuerpo espiritualizado y un espíritu corporificado. Nuestras necesidades no se limitan al plano de lo material y natural, sino de lo espiritual y metafísico. Cuando las personas niegan su naturaleza espiritual, en realidad, están negando lo que son y olvidando saciar sus necesidades trascendentales y esenciales.

La propia historia ha demostrado que el materialismo ha fracaso porque, a pesar de los intentos, no ha conseguido saciar esa sed espiritual inextinguible que se encuentra en lo más profundo del ser de cada hombre. Ya lo advirtió Jesús: «¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?» (Marcos 8:36). Por el contrario, el materialismo, relegando o minusvalorando lo espiritual, ha cosechado una sociedad insatisfecha; con una espiritualidad atrofiada y con unas facultades humanas cada vez más subdesarrolladas, reduciéndose a mera animalidad.

Como bien señaló el teólogo, pastor y escritor ya fallecido, José María Martínez: «Del fondo insondable del ser humano, siempre surge una voz que confiesa: ‘Mi alma tiene sed de Dios’ (Sal. 42:2). A pesar de las apariencias, el materialismo ha fracasado».[1]

Y, ¿qué tiene que ver esto con el tema principal de este artículo, a saber, el suicidio? –se preguntarán algunos. Pues bien, la Biblia enseña que, a pesar de que el hombre no quiera reconocerlo, en el fondo del ser humano hay una sed espiritual inextinguible. Esa sed espiritual nos lleva de forma natural a buscar una fuente que pueda saciarnos. Entonces, desde que el ser humano tiene uso de razón, trata de encontrar la fuente esencial que dé sentido a su existencia, que llene sus necesidades materiales y espirituales, y le provea la suficiente satisfacción como para continuar viviendo.

El problema es que el ser humano, en su rebeldía contra Dios, busca la fuente esencial de su vida fuera de Dios mismo y solo encuentra los gozos incompletos de este mundo que nunca satisfarán su corazón. Poniendo la esperanza y la fuente esencial del sentido de la vida en lo material y temporal, la esperanza y el sentido de la vida se desvanecerán cuando estas cosas desaparezcan. Cuando la fama, la familia, la prosperidad económica, la apariencia física, el aplauso de los demás, el poder, el éxito, el prestigio o la reputación se convierten en el eje de nuestra existencia, corremos el peligro de perder la ilusión por vivir y de encontrar el desespero al no alcanzar estas cosas.

Esto es lo que la Biblia llama idolatría. Como recoge Tim Keller en su libro, Dioses que fallan, «un ídolo es cualquier cosa en la que fije su vista y diga, en lo más íntimo de su corazón: ‘Si consigo eso, mi vida tendrá sentido. Entonces, sabré que tengo valor, me sentiré importante y seguro’». Consiste en deificar lo material, temporal y perecedero, pensando que si obtenemos estas cosas saciaremos nuestra “sed” y encontraremos la plenitud. Keller afirma también que nuestra sociedad contemporánea no es muy diferente de las antiguas. Quizá no adoramos o no nos inclinamos ante la diosa Afrodita (diosa de la belleza) como lo hacían los griegos siglos atrás, pero nuestra sociedad actual se ha vuelto esclava de la belleza y muchos jóvenes caen en depresiones y desórdenes alimentarios por una preocupación desmedida en la imagen física. En el peor de los casos, llegan al suicido. ¿No es esto idolatría?

Somos tentados a llenar el vacío espiritual con los gozos incompletos de este mundo. Mientras tanto, nos atrofiamos espiritualmente y nos olvidamos que más allá de lo material, hay necesidades espirituales que solo Dios puede llenar. El profeta Jeremías recoge las palabras de Dios: «Dos son los pecados que ha cometido mi pueblo: Me han abandonado a mí, fuente de agua viva, y han cavado sus propias cisternas, cisternas rotas que no retienen agua» (Jeremías 2:13).

Hemos abandonado a nuestro Creador, la fuente de agua viva que sacia todas nuestras necesidades y da sentido a nuestra existencia. Por el contrario, hemos tratado de cavar y encontrar por nosotros mismos la fuente esencial del sentido de la vida, pero no nos damos cuenta de que esas cisternas están rotas y no retienen el agua, por tanto, no podrán saciarnos por siempre.

Mientras tanto, siguen resonando las palabras del Dios encarnado, Jesucristo: «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba» (7:37). Los deseos más ardientes del ser humano solo serán colmados en Cristo. Él es la fuente para la satisfacción de las necesidades más profundas del hombre. Como dijo Jesús a la mujer de Samaria: «El que beba del agua que yo le daré, no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna» (Juan 4:14). Si el sentido de nuestra vida se encuentra en algo fuera de Cristo, entonces, hemos perdido el sentido de la vida.

 

José Daniel Espinosa Contreras.

 

 

[1] MARTÍNEZ, JOSÉ MARÍA. Introducción a la espiritualidad cristiana. Terrassa, Barcelona: Editorial CLIE, 1997, p. 33.

La referencias a Tim Keller proceden de su libro Dioses que fallan (Editorial Andamio).

Publicado en Artículos | Deja un comentario

Sorteo de mi nuevo libro: «¿A quien adoran los cristianos?: Historia y teología de la Trinidad en el culto cristiano»

17105737_1483169671695502_2029960535_o
¡Hola a todos los suscriptores de mi blog!

Como muchos ya saben, hace poco publiqué mi primer libro: «¿A quien adoran los cristianos?: Historia y teología de la Trinidad en el culto cristiano». Este puede comprarse en formato papel a través de Amazon.

No obstante, en breve será sorteado de forma totalmente gratuita en mi nueva página de Facebook:

https://www.facebook.com/TheoJoseDaniel/

 

Si desea estar al tanto del sorteo no dude en dar a “Me gusta” a la página de Facebook y estar pendiente de la nueva información que allí se facilite.

https://www.facebook.com/TheoJoseDaniel/

Un saludo:
José Daniel.

Publicado en Artículos | 1 Comentario

La pedagogía de Jesús

jesus-washing-apostles-feet-39588-print.jpg
La lectura de los evangelios canónicos indica que la pedagogía de Jesús se fundamentaba principalmente en el ejemplo o el testimonio de vida. Él no solo predicaba un mensaje, sino que era el mensaje. Su vida encarnaba el amor de Dios y lo revelaba al mundo. Su conducta dejaría una huella imborrable en su prójimo y Él lo sabía. Las palabras, a menudo, serían olvidadas. Sin embargo, ¿quién podría borrar el recuerdo de una imagen grabada en el alma con el fuego del ejemplo?

Por ejemplo, contemplemos la escena en la que Cristo, poco antes de ser traicionado y arrestado, cenó con sus discípulos. Él conocía el destino que le aguardaba. Enfrentaba la humillación y la agonía más grandes que jamás nadie haya experimentado. A pesar de ello, sus discípulos solo estaban preocupados por ellos mismos, por su prestigio, rango y gloria. Insensibles, actuaron como si Él no estuviese entre ellos. Cuando más consuelo, apoyo y ánimo necesitaba el Maestro, la atención de los discípulos estaba enfocada, egoístamente, en ellos mismos. El historiador y evangelista Lucas señala en su Evangelio que: «Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor» (22:44).

Sin duda, este era el momento propicio para dar un poderoso sermón sobre el servicio, la humildad, la compasión, el cuidado mutuo y la misericordia. O ¿por qué no? ¡Para una justificada reprimenda. Pero, en vez de eso, Jesús se levantó, tomó un recipiente de agua y comenzó a lavar los pies a los discípulos. Aquel lebrillo lleno de agua que había sido desdeñado por sus discípulos por considerarse una tarea humillante fue tomado por el Salvador. La imagen fue tan impactante para esos discípulos orgullosos, que Pedro exclamó: «Señor, ¿tú me lavas los pies?» (Juan 13:6). ¿Quién imaginaría que el Eterno, el Dios encarnado, el Salvador y Señor ministraría con actitud humilde, perdonadora y sacrificada a aquellos insensibles y despreocupados discípulos? Realmente, su ejemplo fue más poderoso que un sermón. Su vida y conducta se convirtió en la predicación de ese día para sus discípulos. La imagen del Cristo sirviente tocó las fibras del corazón de sus discípulos y quedó grabada para siempre en lo más profundo de sus almas. Años después, cuando pusieron por escrito los hechos y dichos de Jesús en los Evangelios, quizá muchas otras palabras de Jesús fueron olvidadas, pero allí quedaba la imagen del Maestro, lavando los pies de sus discípulos, a pesar del tormento que le esperaba. Ahora, su ejemplo se ha convertido en modelo y patrón para todos nosotros; sus seguidores.
José Daniel Espinosa.

Publicado en Artículos | Deja un comentario

SI DIOS EXISTE, ¿POR QUÉ PERMITE EL SUFRIMIENTO?

 

Nuestro-valiente-mundo-del-manana
El doctor en psiquiatría Pablo Martínez Vila reconoció en una charla sobre el sufrimiento humano que: «No hay misterio tan grande como el sufrimiento». Estoy totalmente de acuerdo con dicha afirmación. Por tanto, sería presuntuoso por mi parte tratar de responder todas las preguntas acerca del sufrimiento. Además, considero que algunas preguntas no tienen respuesta o superan nuestra limitada capacidad de raciocinio. Mi intención es traer algunos rayos de luz en algunos puntos de oscuridad y hablar del sufrimiento desde la perspectiva de la fe cristiana.

Me gustaría responder brevemente a tres preguntas: ¿El porqué del sufrimiento?; ¿Dónde está Dios en el sufrimiento?; y, ¿qué hace Dios para aliviar el sufrimiento?

En primer lugar, el por qué:

C. S. Lewis, en su obra clásica titulada El Problema del Dolor llega a atreverse a hacer un porcentaje del sufrimiento del mundo, afirmando que las cuatro quintas partes de los sufrimientos de los hombres tienen como responsable al hombre mismo. Es decir, de cada 100 ocasiones, en 80 ocasiones el responsable directo no es Dios, sino el hombre (esto es, el daño que se hacen unos hombres a otros). Por ejemplo, desde el hombre que conduciendo se introduce en el carril contrario de una autopista produciendo así un impacto mortal hasta la persona que en un momento de enajenación mental o borrachera produce un homicidio o agresión. Por no hablar de las guerras, las ambiciones, los abusos de poder y la mezquindad de los hombres que da lugar a la pobreza, etcétera.

Y es que Dios nos permite ser humanos. Y la libertad es una facultad natural que el hombre tiene, inherente al ser humano. Todos hemos decidido leer esta publicación voluntariamente. Como tal, la libertad es buena. A lo largo de historia de la humanidad, los hombres siempre han luchado por conseguir la libertad. Pero la libertad solo es real cuando el individuo tiene la misma posibilidad de obrar bien, como de obrar mal.

En otras palabras, para poder ser libres, para poder ser humanos, Dios tiene que dejar en nuestras manos la libre elección de hacer el bien o el mal. Si no somos libres para hacer el mal, tampoco somos libres para hacer el bien.

Por tanto, la libertad es buena. Sin duda, es un regalo de Dios. Pero nuestra libertad moral implica que, si decidimos ser egoístas o deshonestos, Dios no nos detendrá (aunque puede hacerlo en cualquier caso). De lo contrario, Dios tendría que detener el brazo que va a apretar el gatillo de la pistola, frenar las balas en el aire en una guerra, inmovilizar a los que van a robar y un sinfín de sinsentidos. Si Dios hiciera eso, entonces, no seríamos seres realmente libres y, por ende, no nos dejaría ser humanos.

A menudo los ateos o agnósticos argumentan que, si Dios es todopoderoso u omnipotente, Dios podría eliminar el sufrimiento. Pero que Dios sea omnipotente no significa que Dios pueda hacerlo todo. Por ejemplo, ¿puede Dios hacer un triángulo cuadrado? ¡No!, pero no por falta de omnipotencia, sino porque la combinación de palabras sin sentido, no adquieren súbitamente sentido al anteponerle las palabras «Dios puede». Lo que es una contradicción o un absurdo, también lo es para Dios. Dios no puede hacer cosas que son contradictorias a la vez. Por tanto, si Dios ha dotado al hombre de libre albedrío, ¿por qué habría de negárselo a la vez? Aunque Dios, ciertamente, puede detener el accionar de cualquier hombre, el no hacerlo responde a los principios que Él mismo desea aplicar a sus criaturas. Si Dios eliminara el sufrimiento, tendría que eliminarnos a cada uno de nosotros, pues en la mayoría de los casos el sufrimiento es la consecuencia de nuestra libertad humana.

Así que, si las estadísticas de C. S. Lewis fueran ciertas, eso significaría que el 80% de los sufrimientos humanos se deben a nuestra propia naturaleza humana, que nos concede la libertad de lastimarnos los unos a los otros, de estafarnos, robarnos, herirnos, etcétera.

En este sentido, hemos de ser cuidadosos a la hora de atribuir a Dios ser el causante de los sufrimientos humanos. Esto no sería más que el intento de justificar un mal uso de nuestra responsabilidad moral, para luego encogernos de hombros y mirar hacia otro lado.

Me parece conveniente que la última palabra en este tipo de sufrimiento la tenga uno de los supervivientes del Holocausto del campo de exterminio en Auschwitz:

«Durante mi estancia en Auschwitz nunca se me ocurrió cuestionar las acciones o las omisiones de Dios, aunque entiendo que otros lo hayan hecho… Lo que los nazis nos hicieron no me convirtió en más religioso ni menos, y creo que mi fe en Dios no disminuyó en absoluto. Nunca se me ocurrió asociar a Dios con las calamidades que estábamos experimentando, ni culparle, ni creer menos o dejar de creer en Él porque no vino a socorrernos. Dios no nos debe nada. Nosotros le debemos nuestras vidas. Quien cree que Dios es responsable por la muerte de seis millones de personas, por no haberlas salvado de alguna manera, tiene los pensamientos trastocados. Nosotros le debemos nuestras vidas a Dios por los pocos o muchos años que vivimos, y tenemos la obligación de adorarle y cumplir sus mandamientos. Por ese motivo estamos en la tierra, para estar a su servicio y cumplir su voluntad» (La fe y las dudas de los supervivientes del Holocausto de Brenner; citado a su vez del libro Cuando a la gente buena le pasan cosas malas de Harold Kushner).

Sin embargo, hay situaciones de sufrimiento, como los desastres naturales o ciertas enfermedades en los que aparentemente el hombre no tiene ninguna responsabilidad y el elemento de misterio es muy grande. Pero el misterio nunca debe ser un argumento en contra de Dios, sino a su favor, a menos que alguien demuestre lo contrario.

Déjame explicar esto. Si Dios existe y, en realidad, permite algún tipo de sufrimiento que creemos también podría evitarse, ¿por qué este debe ser un motivo para cuestionar la existencia de Dios? En todo caso, sería un motivo para cuestionar el obrar de Dios en este mundo, pero nunca para negar su existencia. Pero creo que sería petulante por nuestra parte no reconocer que el obrar de Dios puede ser un misterio para nosotros, porque el obrar de un Dios infinito no puede ser plenamente comprendido por la finitud y las limitaciones del hombre. Si comprendiéramos todo el obrar de Dios, entonces, no sería Dios. ¿Pues qué Dios infinito sería ese que cabe en una mente finita? Los elementos de misterio sería más bien un argumento a favor de Dios, que en su contra. En este sentido, la fe cristiana reconoce que Dios tiene el derecho de guardarse para sí estos misterios. Deuteronomio 29:29 «Hay cosas que Dios mantiene en secreto, y que sólo él conoce, pero a nosotros nos ha dado todos estos mandamientos, para que nosotros y nuestros descendientes los obedezcamos siempre».

Pero no podemos negar que el sufrimiento cumple a su vez con otros propósitos: Por un lado, nos ayuda a entender y recordar nuestro estado mortal y humano, tan necesitado de la gracia de Dios. Nos recuerda nuestra fragilidad y debilidad humana, y que la muerte nos espera con los brazos extendidos. Nos demuestra que, a pesar de nuestra rebeldía y orgullo al negarnos a la necesidad de Dios, no somos tan grandes ni tan fuertes como pensábamos. Y también, nos anima a dirigir nuestros pensamientos hacia Dios, a buscar en él consuelo y esperanza.

De acuerdo con lo dicho, C. S. Lewis diría su famosa frase: «Dios nos susurra en nuestros placeres, nos habla en nuestra conciencia, pero nos grita en nuestros dolores; es un megáfono para despertar a un mundo sordo».

En segundo lugar, ¿dónde está Dios en el sufrimiento?

A diferencia del panteón griego, de dioses fríos y distantes, nosotros (cristianos), tenemos un Dios que comparte el dolor con la humanidad herida. Un Dios que, de verdad, puede compadecerse de nosotros, nos entiende y, por experiencia digo, nos ayuda.

La fe cristiana declara que Cristo es Dios manifestado en carne, la imagen misma del Ser de Dios. No hay revelación más clara de Dios y de Su Voluntad, que aquella que vemos a través de Jesucristo. Y en Jesucristo vemos a un Dios que sufre.

Jesucristo experimentó el camino del dolor humano, la pérdida de familiares queridos, el rechazo de los hombres, el sufrimiento de la cruz y de la muerte. Él sabe lo que significa sufrir. Dios no es un Dios lejano. Él entiende nuestros sufrimientos.

A diferencia del resto de religiones, nosotros, los cristianos, aceptamos a un Dios que no sólo permite el sufrimiento, sino que sufre. Y no es que su sufrimiento sea la falta de Omnipotencia sino, todo lo contrario, el corolario de ella; pues ha elegido sufrir voluntariamente. Miro a la Cruz y veo el sufrimiento de un Padre y un Hijo. Así que el sufrimiento del mundo no será más un argumento en su contra, sino en su favor.

Elie Wiesel, sobreviviente de Auschwitz y premio Nobel de la Paz, expresó con unas conmovedoras palabras una de sus experiencias allí:

«La SS ahorcó a dos hombres judíos y a un niño delante de todos los internados en el campo. Los hombres murieron rápidamente. La agonía del niño duró media hora. “¿Dónde está Dios? ¿Dónde está?”, preguntó uno detrás de mí. Cuando después de largo tiempo el hombre continuaba sufriendo, colgado del lazo, oí otra vez decir: “¿Dónde está Dios ahora?” Y en mí mismo escuché la respuesta: “¿Dónde está? Aquí… está allí colgado en la horca”».

Cuando leemos los Evangelios, encontramos que Jesús está del lado de los pobres; promete a los que lloran que recibirán consolación; fortalecía con sus palabras a los que padecían persecución por causa de la justicia o eran vituperados injustamente; enseñaba a pagar el mal siempre con el bien; rogaba al Padre que nos librase de todo mal, por lo que el mal no es algo que Él quiera para nosotros; busca de continuo la justicia y la misericordia; no vino al mundo para condenar, sino para salvar; antes de aplicar la justicia siempre extendía su mano de misericordia; se preocupa por los enfermos; se duele por la gente que le rechaza, porque Él desea que todos confíen en Él; le conmueve ver nuestros sufrimientos, de hecho, llora con nosotros.

Entones, ¿dónde está Dios en el sufrimiento? Sufriendo con los hombres, comprendiendo nuestro dolor, identificándose con nosotros. Y precisamente porque ha experimentado el sufrimiento, nos entiende. Y porque ha salido victorioso sobre el sufrimiento y ha resucitado, puede ofrecernos consuelo y esperanza. La pregunta es: ¿estamos nosotros dispuestos a recibir ese consuelo y esperanza?

Por último, ¿qué hace Dios para aliviar el sufrimiento?

La fe cristiana no pretende tener todas las respuestas al sufrimiento, pero sí tiene las respuestas suficientes o satisfactorias para hallar esperanza en ellas.

Porque Dios ha sufrido, puede y desea consolarnos en nuestro sufrimiento. El teólogo Dietrich Bonhoeffer, estando en la cárcel de Gestapo, escribió: «Sólo el Dios que sufre puede ayudar». Él es el testimonio de uno, de los muchos cristianos, que han encontrado consuelo y esperanza en la fe cristiana.

En el sufrimiento humano, Dios no se limita a sufrir con nosotros, lo que en psicología se llama empatizar, sino que va más allá. Dios ha descendido para librarnos del pecado, de la condenación, del dolor y del sufrimiento. Él venció todas estas cosas cuando resucitó y esa es la razón de nuestra consolación y esperanza que, así como Él venció todas estas cosas, todos aquellos que crean en él de corazón y reconozcan su necesidad de Él, hallarán descanso, consuelo y la vida abundante.

Y Dios ha prometido en su Palabra, Apocalipsis 21:4, «Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas habrán dejado de existir». Comprender y aceptar esta verdad por la fe, fue lo que llevó a personas como Pablo de Tarso, un hombre experimentado en quebrantos, a decir: «Considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros» (Romanos 8:18).

Ese es el Dios en el que creemos los cristianos y en quien ciertamente hallamos consuelo y esperanza.

José Daniel Espinosa Contreras.

Publicado en Artículos | Deja un comentario

Bautismo vs. Llenura del Espíritu Santo

58485e54d09d5_how-receive-holy-spirit1
El apóstol escribe a la iglesia de Corinto que: «por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo». Sin embargo, añade: «no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo» (3:1); «se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles» (5:1).

Los cristianos de Corinto habían sido bautizados por el Espíritu (1 Corintios 12:13) y estaban dotados de ricos dones espirituales (12:7). Sin embargo, está claro que no presentaban la llenura del Espíritu Santo, pues eran carnales y faltos de poder. Esto nos da a entender que «llenura» y «bautismo» no son sinónimos.

Además, el Nuevo Testamento nos enseña algunas otras diferencias entre ambas experiencias.

1º La llenura del Espíritu es presentada como un mandato que todo cristiano debe anhelar y buscar (Efesios 5:18); sin embargo no existe ni una sola orden a ser bautizados en el Espíritu. Esto me parece un claro indicativo de que ambas experiencias son distintas.

2º El bautismo del Espíritu es una experiencia única e irrepetible (Gálatas 3:27). No existe ni un solo caso en el Nuevo Testamento de creyentes que recibieran más de una vez el bautismo del Espíritu. No obstante, encontramos múltiples referencias de cristianos que recibieron una y otra vez la llenura del Espíritu, lo que apunta a que ésta es una experiencia que puede ser repetida de forma ilimitada. Los mismos apóstoles buscaron ser llenos del Espíritu poco después de Pentecostés.

3º La llenura del Espíritu ya se daba en el Antiguo Testamento. El bautismo del Espíritu ocurrió por primera vez en Pentecostés.

4º Que la llenura del Espíritu sea presentada en el Nuevo Testamento como un mandato muesra que no todos los cristianos lo reciben. Que el bautismo del Espíritu no sea un mandato para ningún cristiano es evidencia de que todos los cristianos auténticos lo han recibido para poder formar parte del cuerpo místico de Cristo (1 Corintios 12:13).

5º Tanto el bautismo como la llenura aparecen en las Escrituras en voz pasiva indicando que la acción es efectuada en el creyente por el Espíritu Santo. Con todo, que la llenura, a diferencia del bautismo del Espíritu, se presente como un mandato indica que el cristiano debe «permitir» al Espíritu Santo hacerlo por nosotros y en nosotros.

Esto enseña a la iglesia de Cristo que no debemos conformarnos con haber sido bautizados en el Espíritu y unidos al cuerpo Cristo, sino que debemos anhelar y buscar continuamente la plenitud del Espíritu. De lo contrario, solo conseguiremos templos llenos de personas vacías.

Solo una vida llena del Espíritu evitará toda una vida llena de pecado. Solo andar en la dinámica del Espíritu nos prevendrá de un cristianismo mediocre y conformista.

La plenitud del Espíritu significa que el cristiano es llenado por completo, controlado, conducido, enseñado y guiado por el Espíritu Santo. La llenura del Espíritu no significa que el creyente posea más cantidad del Espíritu, pues el Espíritu no se da por medida (Juan 3:34), sino que el Espíritu Santo posea más de nosotros; más de nuestros pensamientos, de nuestras decisiones y de cada área de nuestra vida.

¿Cuándo fue la última vez que buscaste ardientemente ser lleno del Espíritu? ¡Que Dios nos ayude!

 
José Daniel Espinosa Contreras.

FUENTE: http://protestantedigital.com/tublog/40954/Bautismo_vs_Llenura_del_Espiritu_Santo

Publicado en Artículos | Deja un comentario

LA ESCRITURA NO ES JESUCRISTO

la-palabra-se-hace-carne1

Que la Escritura no es Jesucristo debería ser algo obvio, ¿no? Empero, pululan en nuestro tiempo algunos creyentes con una fuerte influencia mediática que, en su deseo de defender y ensalzar la Escritura, menoscaban la humanidad de las Escrituras sobre-enfatizando el factor divino de las mismas y elevándolo a un grado cuanto menos peligroso.

Afirmaciones como: «La Escritura es Jesucristo» (recogida en uno de los medios digitales evangélicos más visitados de España) tratan de buscar su fundamento o analogía en la declaración joánica: «Y el Verbo [literalmente “la Palabra”] se hizo carne» [και ο λογος σαρξ εγενετο] (Juan 1:14). Pero, ¿permite el texto tal relación de semejanza entre Jesucristo y la Escritura?

En las siguientes líneas me gustaría mencionar algunas de las diferencias entre la Escritura y la Persona de Jesucristo, así como algunos de los riesgos a los que nos exponemos cuando no tenemos esto en consideración.

Primero, en la Escritura encontramos la revelación progresiva de Dios al hombre; en cambio, en Jesús encontramos la cumbre de la revelación de Dios al hombre. Por tanto, debemos ser sumamente cautos a la hora de igualar la Escritura con Jesús o de referirnos a ambas como «Palabra de Dios» en el mismo sentido. El mismo Lutero diferenciaba entre ambas al decir: «Cristo es el Señor de las Escrituras y todas las obras… Entonces no me importa si me presentas con un millar de textos de las Escrituras que apoyan la justicia de las obras contra la justicia de la fe, y clamaras que con todo eso la Escritura está en mi contra. Pues tengo al autor y Señor de la Escritura conmigo».[1]

Segundo, en Cristo, la Palabra, habita toda la plenitud de la deidad (Colosenses 2:9) y, en Él, encontramos la revelación de la imagen misma del ser de Dios (Hebreos 1:3); pero, no podemos decir lo mismo de la Palabra de Dios como Escritura, pues no podemos limitar la revelación divina al espacio de la Escritura ni a los tiempos bíblicos. En este sentido, afirmaríamos como el apóstol: «Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido» (1 Corintios 13:12).

Tercero, las Escrituras hablan de Cristo y apuntan a Él, pero no son Él. En la Biblia encontramos ruidos incidentales, porque es el registro de humanos imperfectos como Moisés, Isaías, Pedro, Juan, Pablo, etcétera o bien porque, en diversas ocasiones, recoge las palabras del mismo Satán. Esto no quita que podamos referirnos al conjunto de todas estas recopilaciones como «palabra de Dios», pues Dios nos habla y enseña a través de ellas (Romanos 15:4; 1ª Corintios 10: 6, 11; 2ª Timoteo 3: 16-17, etc.). Pero que la Biblia sea inspirada por Dios no convierte las palabras del diablo en palabras de Dios. Por ende, debemos ser precavidos al decir que todo es «Palabra de Dios» en el mismo sentido.

Cuarto, si Cristo fuese «Palabra de Dios» en el mismo sentido en que lo es la Escritura, entonces, ambas tendrían el mismo valor, autoridad y trascendencia. Lo cual sabemos que no es así, pues el mismo Jesús exclamo: «Oísteis que fue dicho…pero yo os digo…» (Mateo 5), demostrando de esta forma su superioridad sobre la Ley de Moisés. Esta es la razón por la que las Escrituras deben leerse en clave cristológica.

Las palabras de Jesús son eternas y atemporales (Marcos 13:31); no obstante, en la Escritura encontramos muchas declaraciones que hace siglos perdieron su vigencia (como aquellas que declaraban ciertos alimentos como impuros: Levítico 11; leyes ceremoniales: Éxodo y Levítico), y que contrastan radicalmente con el espíritu de Cristo (leyes como aquellas que ordenaban apedrear a los hijos que persistieran en la desobediencia y rebeldía a los padres: Deuteronomio 21: 18-21 o la Ley del Talión). Y no solo del Antiguo Testamento, sino del Nuevo. Véanse por ejemplo las ordenanzas que el apóstol Pablo da a los esclavos del primer siglo: «Esclavos, obedezcan a los que aquí en la tierra son sus amos…» (Efesios 6:5, NVI; Cf. Colosenses 3:22). No entender que estos textos eran circunstanciales fue lo que llevó a muchos siervos de Dios, como George Whitefield, a defender la esclavitud sobre bases bíblicas. Que textos como estos estén recogidos dentro de lo que llamamos «Palabra de Dios» no significa que sean declaraciones permanentes y del mismo valor que la revelación recibida directamente por medio de Jesucristo. Por eso, la Escritura debe leerse siempre en clave Cristocéntrica (a la luz de Jesús, la máxima y más clara revelación de Dios).

Quinto, Jesús denunció el error de los fariseos de creer que la vida eterna se encontraba en las Escrituras como «palabra de Dios» y no en Jesús como «Palabra de Dios»: «Escudriñáis las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí. ¡Y no queréis venir a mí para tener vida!» (Juan 5: 39-40, BTX). La Escritura como «Palabra de Dios» es un medio que nos presenta al Salvador; Jesucristo. En cambio, Jesús no es el medio, sino el fin, el Salvador. Dicho de otro modo, la vida es Jesús y no las Escrituras por sí mismas.

Sexto, Jesucristo es la plenitud de la revelación de Dios: «El que me ha visto a mí, ha visto al Padre…» (Juan 14:9), pero no puede decirse lo mismo de la Escritura, que siendo parte de la revelación especial de Dios no es plena, y apunta a Cristo, quien es la plenitud de la revelación (Hebreos 1:1-2). De hecho, no todo el contenido de la Escritura es revelación. No hablo aquí en términos de la neo-ortodoxia («La Biblia contiene la Palabra de Dios, pero no es Palabra de Dios en su totalidad»). ¡Ni mucho menos! Creo en la inspiración plenaria de las Escrituras. Pero creer en la inspiración de las Escrituras no implica que todo lo contenido en la Biblia sea revelación. Hay que definir términos.

Revelación es aquello que Dios da a conocer a los hombres que antes estaba oculto y que a los hombres les era imposible conocer de forma natural o por sus propios medios. Dios tuvo que revelar sus atributos, doctrinas tales como la Trinidad, la gracia divina, el propósito de la existencia del hombre, los eventos futuros y la realidad del más allá de la vida terrenal. En este sentido, la Biblia contiene mucha revelación de Dios.

Pero lo que a los hombres les es posible conocer por sí mismos, no es en modo alguno revelación. Y la Biblia también está llena de este tipo de contenido. Ejemplo de ello son la mayoría de las genealogías bíblicas –que los judíos tanto cuidaban–; las historias de guerras del pueblo de Israel, las vidas de personajes como Salomón (1 Reyes 11:41); la lista de los reyes de Israel (1 Reyes 14:19) y de los reyes de Judá (1 Reyes 15:7), etcétera. Esto sigue siendo inspirado por Dios y entra dentro de la definición de «Palabra de Dios», pero no implica revelación alguna. Los acontecimientos históricos (que no son revelación) también son usados por Dios para nuestra enseñanza: «Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos» (1 Corintios 10: 11; Cf. Romanos 15:4).

En este sentido, el autor del libro Grandes Doctrinas de la Biblia, William Evans señala: «No todo lo que se encuentra en la Biblia ha sido “revelado directamente” al hombre. Contiene historia y el lenguaje de los hombres, aun de hombres malvados. Pero no hay parte alguna del relato bíblico que no haya sido inspirado».[2]

Séptimo, el cuarto evangelio presenta a la Palabra, Cristo, como una hipostasis divina (Juan 1:1), igual a Dios, lo cual nunca sucede con la Escritura. Quienes divinizan la Escritura hasta el punto de decir que: «El Verbo se hizo Escritura» o que «Jesucristo es la Escritura» comenten un grave error. ¡No! El Verbo (Cristo) jamás se hizo Escritura; el Verbo, según el testimonio bíblico, se encarnó (ο λογος σαρξ εγενετο). Decir que «la Palabra de Dios» (el Verbo de Dios en el sentido de Juan 1) se hizo Escritura es elevar la Escritura al nivel de Dios mismo, convirtiéndola en una cuarta hipostasis divina, junto con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. ¡Qué dislate! Esto, sin lugar a dudas, es bibliolatría. ¡Qué peligro!

Aquellos que divinizan a lo sumo la Escritura en aras de defenderla, están cometiendo un flaco favor. En realidad, están perjudicándola; peor aún, tergiversándola –diciendo de ella lo que no es y menospreciando la obra y la existencia del Verbo encarnado–. Pueden sonar muy espirituales, pero no lo son más que aquellos que en los primeros siglos del cristianismo cayeron en herejía al sobre enfatizar la divinidad de Cristo por encima de su humanidad. La imagen que estos tienen de la Biblia se acerca más a la idea que el islam tiene del Corán –como la palabra increada y nada humana de Dios–. Definitivamente, esa creencia está muy lejos de ser parte de la teología cristiana.

No. Jesucristo no es la Escritura. Él es infinitamente más valioso que ella.

Con afecto en Cristo:

José Daniel Espinosa Contreras.

[1] S. CAMACHO, HAROLDO. El comentario de Martín Lutero sobre la epístola a los Gálatas (1535/2011): justificados por la fe sola. EEUU: Editorial San Bernardino, 2011, p. 251.

[2] EVANS, WILLIAM. Las grandes doctrinas de la Biblia. Grand Rapids, Michigan: Editorial Portavoz, 1974, p. 189.

Publicado en Artículos | 2 comentarios

Sagrada Escritura: humana y divina

c78749d85cc81cba7460f6b462443247
Antaño, surgieron diversas herejías cristológicas por el desmedido énfasis que se hacía en la divinidad de Jesús, minusvalorando así su humanidad. Todas ellas fueron condenadas en los primeros concilios ecuménicos; docetismo, apolinarismo, monofisismo y monotelismo. Jesús no fue un superhombre que cayó del cielo con una aureola sobre su cabeza –aunque sí fue un superhombre en otros sentidos–. Fue más bien el Dios encarnado, es decir, hecho hombre; en el sentido más pleno de la palabra. Para identificarse con el hombre, el Hijo de Dios se hizo hombre; con todos sus limitantes humanos, pero sin pecado.

 
Hoy, muchos siglos después de aquellas largas controversias, volvemos a lo mismo, ya no en cuanto a cristología, sino en cuanto a la Sagrada Escritura. Pululan en nuestros días muchos creyentes que, en su deseo de defender y ensalzar la Escritura, menoscaban la humanidad de las Escrituras. ¡Qué peligrosa es esta posición! Es menester recordar que, así como Jesús no cayó del cielo, la Biblia tampoco lo hizo. La Biblia, aunque inspirada por Dios, fue escrita por hombres; con todo lo que ello implica. Para hablar al hombre, tuvo que ser humana; reflejando totalmente sus contextos y limitaciones culturales.

 
¿Caemos los que así pensamos en el mismo error de infravalorar el origen divino de las Escrituras? Por supuesto que no. Simplemente, tratamos de equilibrar la balanza, en su justa medida. Que Cristo se hizo humano –con las limitaciones espaciotemporales–, en nada contradice su divinidad. Que Cristo sea divino, en nada subestima su humanidad. De igual forma, afirmar que la Biblia es humana –con sus limitaciones por el idioma, el tiempo, la cultura o la autoría humana– no es tener en poco su origen divino.

 

Aquellos que divinizan a lo sumo la Escritura en aras de defenderla, están cometiendo un flaco favor. En realidad, están perjudicándola; peor aún, tergiversándola. Pueden sonar muy espirituales, pero no lo son más que aquellos que en los primeros siglos del cristianismo cayeron en herejía al sobre enfatizar la divinidad de Cristo por encima de su humanidad. La imagen que estos tienen de la Biblia se acerca más a la idea que el islam tiene del Corán –como la palabra increada y nada humana de Dios–, convirtiendo así a la Escritura en una hipostasis divina; junto con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Definitivamente, esa creencia está muy lejos de ser parte de la teología cristiana.

 

José Daniel Espinosa Contreras.

Publicado en Artículos | 1 Comentario

¿Qué es un arminiano?

1. Si alguien dice «Ese hombre es arminiano», el efecto que producen estas palabras en quienes lo escuchan es el mismo que si se les hubiera dicho «Ese perro está rabioso». Sienten pánico y huyen de él a toda velocidad, y no se detendrán a menos que sea para arrojarle piedras al temible y peligroso animal.
2. Cuanto más incomprensible resulta la palabra, mejor. Las personas que reciben el apodo no saben qué hacer: como no saben lo que quiere decir, no están en condiciones de defenderse o de demostrar que son inocentes de los cargos en su contra. No es fácil acabar con prejuicios arraigados en personas que no saben otra cosa excepto que se trata de «algo muy malo» o de algo que representa «todo lo malo».
3. Por lo tanto, aclarar el significado de esta terminología ambigua puede ser de utilidad para muchos. A los que con demasiada facilidad aplican el término a otros, para impedir que utilicen términos cuyo significado desconocen; a quienes escuchan, para que no resulten engañados por personas que no saben lo que dicen; y a quienes reciben el apodo de «arminianos», para que sepan cómo defenderse.
4. En primer lugar, creo necesario aclarar que muchos confunden «arminiano» con «arriano». Pero se trata de algo completamente diferente; no existe ninguna semejanza entre uno y otro. Un arriano es alguien que niega la divinidad de Cristo. Creo que no hace falta aclarar que nos referimos a su filiación con el supremo, eterno Dios, ya que no hay otro Dios fuera de él (a menos que decidamos hacer dos Dioses: uno grande y uno pequeño). Ahora bien, nadie jamás ha creído con mayor firmeza, o afirmado con mayor convicción, la divinidad de Cristo, que muchos de los así llamados arminianos, y así lo siguen haciendo hasta el día de hoy. Por lo tanto, el arminianismo (sea lo que fuere) es completamente diferente del arrianismo.
5. El origen de la palabra se remonta a Jacobo Harmens, en latín, Jacobus Arminius, que fuera ministro ordenado en Ámsterdam y, más tarde, profesor de Teología en Leyden.
Habiendo estudiado en Ginebra, en 1591 comenzó a dudar de los principios que le habían inculcado hasta ese momento. Cada vez más convencido de lo errado de los mismos, cuando fue nombrado profesor, comenzó a enseñar y a hacer público lo que él consideraba que era la verdad, hasta que falleció en paz en el año 1609. Pocos años después de la muerte de Arminio, algunos fanáticos, liderados por el Príncipe de Orange, atacaron con furor a todos los que sostenían lo que ellos consideraban sus ideas. Habiendo logrado que este modo de pensar fuera formalmente condenado en el famoso Sínodo de Dort (menos numeroso y erudito que el Concilio o Sínodo de Trento, pero tan imparcial como aquél), algunas de estas personas fueron muertas, otras exiliadas, algunas condenadas a cadena perpetua; todos ellos perdieron sus puestos de trabajo y quedaron inhibidos de ocupar cualquier cargo público o eclesiástico.
6. Los cargos que los opositores presentaban en contra de estas personas (comúnmente llamados arminianos) eran cinco: (1) negar el pecado original; (2) negar la justificación por fe; (3) negar la predestinación absoluta; (4) negar que la gracia de Dios es irresistible, y (5) afirmar que es posible que un creyente se aparte de la gracia.
Con respecto a las dos primeras acusaciones se declaran inocentes. Los cargos son falsos. Ninguna persona, ni el propio Juan Calvino, afirmó la idea del pecado original o de la justificación por fe de manera más decisiva, más clara y explícita que Arminio. Estos dos puntos están, por tanto, fuera de discusión; hay acuerdo entre ambas partes. No existe al respecto la más mínima diferencia entre el Sr. Wesley y el Sr. Whitefield.

“Ninguna persona, ni el propio Juan Calvino, afirmó la idea del pecado original o de la justificación por fe de manera más decisiva, más clara y explícita que Arminio”

7. Existe, sin embargo, una clara diferencia entre los calvinistas y los arminianos con respecto a los otros tres puntos. Aquí las opiniones se dividen, los primeros creen en una predestinación absoluta y los últimos sólo en una predestinación condicional. Los calvinistas sostienen que: (1) Dios decretó con carácter absoluto, desde toda eternidad, que ciertas personas se salvarían y otras no, y que Cristo murió por ellas y por nadie más. Los arminianos sostienen que Dios decretó, desde toda eternidad, respecto de todos los que poseen su Palabra escrita, que el que crea, será salvo; pero el que no crea, será condenado. (Mr. 16.16) Para dar cumplimiento a esto, Cristo por todos murió (2 Co. 5.15), por todos los que estaban muertos en sus delitos y pecados (Ef. 2.1), es decir, por todos y cada uno de los hijos de Adán, ya que en Adán todos murieron (1 Co. 15.22).
8. En segundo lugar, los calvinistas sostienen que la gracia de Dios que obra para salvación es absolutamente irresistible; que ninguna persona puede resistirla así como no se puede resistir la descarga de un rayo. Los arminianos sostienen que si bien hay momentos en que la gracia de Dios actúa de manera irresistible, sin embargo, en general, cualquier persona puede oponer resistencia (y así perderse para siempre) a la gracia mediante la cual Dios deseaba otorgarle salvación eterna.
9. En tercer lugar, los calvinistas sostienen que un verdadero creyente en Cristo no puede apartarse de la gracia. Los arminianos, en cambio, sostienen que un verdadero creyente puede naufragar en cuanto a la fe y a la buena conciencia (1 Ti. 1.19). Creen que el creyente no sólo puede caer nuevamente en la corrupción, sino que esa caída puede ser definitiva, de modo que se pierda eternamente.
10. Estos dos últimos puntos, la gracia irresistible y la infalibilidad de la perseverancia, son, sin duda, la consecuencia natural del punto anterior, la predestinación incondicional. Si Dios decretó con carácter absoluto, desde la eternidad, que sólo se salvarían determinadas personas, esto significa que tales personas no pueden oponerse a su gracia salvífica (porque de otro modo perderían la salvación), y que así como no pueden oponer resistencia, tampoco pueden apartarse de esa gracia. De modo que, finalmente, las tres preguntas quedan reducidas a una: ¿La predestinación es absoluta o condicional? Los arminianos creen que es condicional; los calvinistas, que es absoluta.
11. ¡Acabemos, entonces, con toda esta ambigüedad! ¡Acabemos con las expresiones que sólo sirven para crear confusión! Que las personas sinceras digan lo que sientan, y que no jueguen con palabras difíciles cuyo significado desconocen. ¿Cómo es posible que alguien que no ha leído una sola página escrita por Arminio sepa cuáles eran sus ideas? Que nadie levante la voz en contra de los arminianos antes de saber lo que esta palabra significa, recién entonces sabrá que los arminianos y los calvinistas están en el mismo nivel. Los arminianos tienen tanto derecho a estar enojados con los calvinistas como los calvinistas con los arminianos. Juan Calvino era un hombre estudioso, piadoso y sensato, al igual que Jacobo Harmens. Muchos calvinistas son personas estudiosas, piadosas y sensatas, igual que muchos arminianos. La única diferencia es que los primeros sostienen la doctrina de la predestinación absoluta, y los últimos, la predestinación condicional.

“¿Cómo es posible que alguien que no ha leído una sola página escrita por Arminio sepa cuáles eran sus ideas?”

12. Una última palabra: ¿No es deber de todo predicador arminiano, primeramente, no utilizar nunca, en público o en privado, la palabra calvinista en términos de reproche, teniendo en cuenta que esto equivaldría a poner apodos o calificativos? Tal práctica no es compatible con el cristianismo ni con el buen criterio o los buenos modales. En segundo lugar, ¿no debería hacer todo cuanto esté a su alcance para impedir que lo hagan quienes lo escuchan, demostrándoles que constituye a la vez un pecado y una tontería? ¿No es, asimismo, deber de todo predicador calvinista, primeramente, no utilizar nunca, en público o en privado, durante la predicación o en sus conversaciones, la palabra arminiano en términos de reproche? Y en segundo lugar, ¿no debería hacer todo cuanto esté a su alcance para impedir que lo hagan quienes lo escuchan, demostrándoles que se trata de un pecado y una tontería al mismo tiempo? En caso de que ya estuvieran habituados a hacerlo, mayor empeño y esfuerzo deberá ponerse para erradicar esta conducta que, quizás, ¡fue alentada por el propio ejemplo del predicador!
Tomado de: Obras de Juan Wesley, Edición auspiciada por Wesley Heritage Foundation, Inc., TOMO VIII, pg. 425.
Publicado en Artículos | 3 comentarios

La teología del sufrimiento en los “amigos” de Job

job-providence2-13b

Los amigos de Job son presentados en la Biblia como elocuentes defensores de la postura «tradicional». Según ellos, todo lo que sucede responde a la clara, explícita y matemática providencia divina. Como bien señala R. A. F. MacKenzie:

«Son víctimas de la deformación profesional del teólogo, que llega a olvidarse de que el tema que trae entre manos es un misterio. Han “estudiado” a Dios como un tema que pudiera analizarse, predecirse y entenderse. Pero al forzar los hechos para que encajen en su manera de entender las cosas terminan por hacerse voluntariamente deshonestos».

Se acercan a Job no tanto como amigos, sino como teólogos que pretenden hacer una apología de Dios. Sus discursos pueden saciar al teólogo, pero son un insulto para el afligido y el desafortunado. Consideran que Dios es justo y el causante de todo lo que sucede en el mundo, por ende, nada de lo que sucede es injusto. Detrás de las aparentes injusticias hay una sabia razón divina, aunque nosotros no las entendamos. Detrás de esta teología no hay deseo alguno de reconfortar al afligido, sino únicamente de justificar a Dios y defender su honor. Su concepto de justicia retributiva les llevaba a creer que detrás del sufrimiento humano se encontraba el pecado que daba razón al sufrimiento. Creían que toda acción justa conforme a la ley de Dios daría como resultado consecuencias positivas y favorables, mientras que toda mala conducta resultaría necesariamente en castigo y aflicción. Convirtieron esta creencia en un absoluto, en un dogma sin limitaciones, pues no estaban dispuestos a dejar un margen para la incertidumbre. No podían admitir que su manera de entender las cosas tuviera limitaciones. La postura de ellos, que también se encuentra a lo largo del Antiguo Testamento, no es ajena a la creencia de otras religiones orientales. Guarda algunas similitudes con la doctrina de Karma en las religiones dhármicas.

La teología insensible de estos “amigos”, en aras de defender la justicia divina y que Dios es el causante de todas las cosas con algún sabio propósito, les llevó a dudar de la bondad de Job. —Algo habrá hecho para merecer esto —pensaban ellos. Pero Job no estaba dispuesto a sostener este sistema teológico. Quizá no era perfecto, pero no era peor que los demás. De ahí su interés en los primeros versículos del capítulo primero de demostrar su bondad humana. Si él merecía un castigo, ¿cómo podía Dios justificar que tanta gente malvada no fuera castigada de una forma tan horrible como la de él? Sin duda, algo fallaba en esta teología y, él, no estaba dispuesto a asumirla.

No negamos la validez total de esta teología (de justicia retributiva), pero creemos que es un peligro y una exageración considerarlo un axioma absoluto. Jesucristo mismo corrigió esta idea en Juan 9:1-3. A menudo, la exageración de ciertas verdades conduce al absurdo y desvirtúa la imagen del Creador. Así sucedió con los llamados “amigos” de Job, que tenían una idea de Dios muy similar a la de Satán, cuando dijo: «¿Acaso teme Job a Dios de balde?… Quítale todo lo que tiene y verás cómo blasfema contra ti…» (Job 1: 9-11). Satán establecía una relación de reciprocidad entre las bendiciones de Dios y el comportamiento de Job (pues quitando lo uno desaparecería lo otro); y los amigos de Job hacían lo mismo al establecer una relación de reciprocidad entre los sufrimientos de Job; que provenían –según ellos–, de un Dios justo, y el comportamiento de Job –según ellos malo–, que daba razón a sus sufrimientos.

Sin duda, necesitamos repensar nuestra teología sobre el sufrimiento a la luz de Jesús.

José Daniel Espinosa Contreras.

Publicado en Artículos | Deja un comentario