¿Cristianos carnales? Claro que sí.

depresion2
Hace unos días leí un artículo de «Soldados de Jesucristo», algo raro en mí, que afirmaba que los cristianos carnales son un mito o un invento. —¡No existe el cristiano carnal! ¡De ninguna manera! —afirman ellos.

Lo primero que me vino a la mente fueron la declaraciones del apóstol Pablo: «De manera que yo, HERMANOS, no pude hablaros como a espirituales, sino como a CARNALES, como a niños en Cristo» (1 Corintios 3:1), «porque aún sois CARNALES; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois CARNALES y andáis como hombres?» (3:3).

De hecho, imaginé que el autor del artículo no sería tan santo como para no haber pasado nunca por un periodo de carnalidad y enfriamiento espiritual. ¡Sería el primero que conozco!

Es claro que el apóstol Pablo llama a un grupo de cristianos a los que considera sus «hermanos», «carnales». De hecho, en otras ocasiones el apóstol exhorta a los cristianos a no dejarse llevar por sus apetitos carnales (Gálatas 5:13), lo que indica que la «carne» sigue vigente en el creyente. Y es que el cristiano, a pesar de ser hecho nueva criatura, debe proceder diariamente a despojarse de su «vestiduras» carnales y «revestirse» con el ropaje espiritual. Es esto a lo que Pablo hace referencia cuando dice: «En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad» (Efesios 4:22-24).

Es interesante que en este pasaje de Efesios, el verbo «renovaos» está en presente, indicando que se trata de un proceso diario. Además, el vocablo «despojaos» sería innecesario si los cristianos no poseyeran ya esa naturaleza carnal.

En base a esto podemos concluir dos cosas: 1) Ningún cristiano puede ser plenamente carnal y; 2) Ningún cristiano estará libre de la carnalidad.

Como bien señala R. C. Sproul: «La lucha entre la carne y el Espíritu continua durante toda la vida del cristiano hasta su glorificación» (Las grandes doctrinas de la Biblia). Evidentemente, si una persona está vacía del Espíritu Santo; es decir, si está entregada plenamente a un estilo de vida carnal, no estaríamos hablando de un cristiano carnal, sino de alguien que ni siquiera es cristiano. Un cristiano completamente carnal es una contradicción, pero ello no niega el hecho de que haya cristianos carnales.

El cristiano carnal es aquel que tiene la vida espiritual, pero no como un río abundante, sino como un arroyo seco. Es aquel que en la fragilidad humana hace reinar al «yo» para destronar a Cristo. Ellos serán identificados por su proceder pecaminoso (1 Corintios 5:1; 3:3) y por la lentitud en su crecimiento y desarrollo espiritual (3:1-2), minusvalorando la necesidad de la oración, el estudio de la Palabra de Dios y la comunión espiritual con la familia de la fe.

Es este estilo de vida carnal el que constantemente se nos enseña a evitar (Romanos 8:4-7), puesto que «los que viven según la carne no pueden agradar a Dios» (Romanos 8:8). Hemos sido llamados a aspirar a algo más sublime, a vivir en la plenitud del Espíritu Santo y de la vida abundante. Ello solo se conseguirá cuando vivamos una vida Cristo-céntrica, sujeta a la voluntad de Dios y controlada por su Espíritu.
José Daniel Espinosa.

Anuncios

Acerca de José Daniel Espinosa Contreras

José Daniel Espinosa Contreras, nació en Jaén (provincia andaluza), en 1993. Se graduó en Teología por la Facultad de Teología de las Asambleas de Dios de España en La Carlota (Córdoba). Masterando en Teología Dogmática por el Centro de Investigaciones Bíblicas (CEIBI). Fue formado por la Universidad de la Laguna (Tenerife) en un curso de «Religiones en España» y, actualmente, es docente de la asignatura de «Fenomenología e Historia de las Religiones» en el CEIBI. Autor del libro: «¿A quién adoran los cristianos? Historia y teología de la Trinidad en el culto cristiano». Sirve a Dios en un pequeño pueblo en el sur de España (Torredelcampo) junto con su esposa.
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Cristianos carnales? Claro que sí.

  1. Siempre es un placer leerte, amigo. Dios nos ayude en esta lucha que menciona Sproul.

  2. robinsoncastro dijo:

    Estudiando las dispensaciones y trazando bien la palabra de Dios, y me doy cuenta que en la dispensación de la gracia la ley es de aplicación secundaria salvo aquellas verdades ratificadas por EL SEÑOR JESUCRISTO y sus discípulos las cuales son verdades eternas y de aplicación primaria para la iglesia y el creyente

    Hermano le he pedido a Dios generosidad de Corazón y soy fiel con mis diezmos pero eso es ley, como puedo continuar con mi generosidad sin llamarle diezmo, no quiero que haya una aptitud equivocada en mi corazón

    Y no deseo que en mi corazón haya amor al dinero

    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s