¿Hay razones para creer o no creer?

ateismo
Leía hace unas horas el escrito de un cibernauta que afirmaba que:

«Los que sabemos que no hay nada tras la muerte tampoco estamos angustiados por la culpabilidad, así que no necesitamos consuelo. La angustia culpable la sienten los que creen en un Dios que da órdenes, juzga y castiga y, esos, creen también que hay algo después de la muerte».

Estoy haciendo un esfuerzo por comprender el razonamiento de este ateo confeso, pero me encuentro varias dificultades:

1º Se apoya en la falta de experiencia empírica para llegar a la conclusión de que Dios no existe. Sin embargo, afirma con rotundidad: «Los que sabemos que no hay nada tras la muerte…», por lo que podría devolverle la pregunta: «¿Qué experiencia empírica tienes para llegar a tal conclusión?». Ninguna. Alguien podría recriminarme que es injusto exigir evidencias de la inexistencia de algo, sobre todo cuando ese “algo” es Dios, que se supone atemporal, aespacial y espiritual, por lo que va más allá de lo empírico. Pero, él mismo (el ateo) debería reconocer que tal dificultad también la encuentra el que trata de probar la existencia de Dios mediante metodologías empíricas.

De hecho, dado que la complejidad del cosmos, de la vida, de los seres, de la conciencia, y de otros fenómenos que la pura física no puede explicar en su totalidad y que deben tener una explicación más lógica que el “azar”, la carga de la prueba debe caer sobre el ateo, que debería dar una explicación convincente a estos temas, pero no lo da.

2º Comete un error al relacionar la culpabilidad con la creencia en Dios, pues pudiendo influirse ambas recíprocamente –y, de hecho, creo que en alguna medida lo hacen–, la primera (la culpabilidad) no requiere necesariamente de la otra (la creencia), pues la culpabilidad no depende de nuestra creencia en la divinidad, sino de nuestro sentido de responsabilidad o falta de la misma.

Por tanto, lo realmente preocupante no es el hecho de sentir culpabilidad, sino el hecho de no sentirla, lo cual pone de manifiesto nuestra falta de responsabilidad humana –seamos creyentes en Dios o no–. El mismo ateo Friedrich Nietzsche, reconocía que la responsabilidad es esencial en el ser humano. En este sentido, concuerdo absolutamente con las palabras de Milosz, escritor polaco y premio Nobel de literatura, quien escribió lo siguiente: «El verdadero opio del pueblo es la confianza en la nada después de la muerte. El enorme consuelo de pensar que, por nuestras traiciones, codicia, cobardías y asesinatos, no seremos juzgados».

Es precisamente la falta de este sentimiento de culpabilidad lo que está llevando a nuestras sociedades a un puro relativismo moral. Y no hay más que encender la televisión para observar como esos canales de farándula adormecen a las masas transmitiendo el sutil mensaje de que los adulterios, las conductas inmorales, la falta de respeto y de cordura son una moda que no está tan mal; u observemos a los políticos que procuran ganar votos con la invención nuevas leyes como la del aborto o del divorcio express (formulada en España en 2005), minusvalorando el valor del matrimonio.

En mi opinión, y aunque he dicho que la culpabilidad y la creencia en Dios no son necesariamente dependientes, considero que ese sentimiento de culpa apunta a la existencia de una divinidad, dador de unos valores morales absolutos por medio de los cuales las sociedades pueden regirse con responsabilidad.

3º Estoy algo cansado de ver las críticas anti-teístas que se empeñan en destruir un “dios” que no existe, pero que definen como: «un Dios que da órdenes, juzga y castiga». ¿Seguiréis siempre igual? ¿No son estas formas de actuar la descripción de la humanidad más que de la divinidad? ¡Qué imagen más pobre de la divinidad! Marx luchaba contra el dios de la conciencia deformada; Nietzsche contra el dios del resentimiento, un dios muerto que no es capaz de actuar como fuente del código moral; Freud contra el dios nacido del complejo de culpabilidad y el sentimiento de paternidad humano; etcétera. Tal anti-teísmo es inútil, pues semejante dios se extinguiría por sí mismo. Pero no, no se ha extinguido, y muchos se empeñan en seguir luchando contra Él –o eso es lo que creen que hacen–.

4º Con sarcasmo y un notorio sentimiento de superioridad te refieres a nosotros, los creyentes, de esta forma: «esos, creen también que hay algo después de la muerte». Sí, es cierto, “esos”, creemos que hay algo después de la muerte, pues como seres racionales tratamos de pensar y reflexionar en preguntas existenciales, en cuestiones primarias, como la del sentido de la existencia. Y es precisamente esta interrogante racional, la que pone en contacto al hombre con el misterio. Estos son los dos polos de la experiencia religiosa; razón y misterio.

El problema es que, por un orgullo acientífico, nos creemos seres superiores o más “racionales” por rechazar el misterio, cuando ambas podrían convivir y, de hecho, lo hacen. En verdad, los teólogos tratamos de esclarecer los aspectos más oscuros del misterio a través del razonamiento, aunque reconocemos que nuestra finita y limitada inteligencia se queda demasiado corta.

Saludos cordiales,
José Daniel Espinosa Contreras.

Anuncios

Acerca de José Daniel Espinosa Contreras

Graduado en Teología en la Facultad de Teología AD de Córdoba (España). Tesis de grado: «Dimensión Trinitaria del Culto Cristiano: Legitimidad de la formulación trinitaria como objeto de culto», calificada con: Matrícula de Honor. Masterando en Teología Dogmática en el CEIBI (Santa Cruz de Tenerife, España). Docente de la asignatura: «Fenomenología e Historia de las Religiones» en el Centro de Investigaciones Bíblicas de Santa Cruz de Tenerife. Sirve al Señor en España.
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Hay razones para creer o no creer?

  1. Orlando Perez dijo:

    El comentario proviene de alguien que necesita conocer a nuestro Señor para conocer la verdadera felicidad y esperanza que lleva a la vida eterna (promesa que es real). Esto me demuestra más debemos llevar la palabra de fe, de arrepentimiento y de salvación a todo el mundo (incluyendo los ateos), gracias hermano por dejarnos opinar, Dios lo bendiga
    Orlando

  2. osi7 dijo:

    Agradecido, hno Jdaniel. Dios te siga usando con grandes bendiciones para con su Grey.

    Tu hno, en Cristo. Osvaldo.

    El 24/08/2016 07:47, “Jose Daniel Espinosa Contreras” escribió:

    > José Daniel Espinosa Contreras posted: ” Leía hace unas horas el escrito > de un cibernauta que afirmaba que: «Los que sabemos que no hay nada tras la > muerte tampoco estamos angustiados por la culpabilidad, así que no > necesitamos consuelo. La angustia culpable la sienten los que creen en un > Dios ” >

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s