Bautismo vs. Llenura del Espíritu Santo

58485e54d09d5_how-receive-holy-spirit1
El apóstol escribe a la iglesia de Corinto que: «por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo». Sin embargo, añade: «no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo» (3:1); «se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles» (5:1).

Los cristianos de Corinto habían sido bautizados por el Espíritu (1 Corintios 12:13) y estaban dotados de ricos dones espirituales (12:7). Sin embargo, está claro que no presentaban la llenura del Espíritu Santo, pues eran carnales y faltos de poder. Esto nos da a entender que «llenura» y «bautismo» no son sinónimos.

Además, el Nuevo Testamento nos enseña algunas otras diferencias entre ambas experiencias.

1º La llenura del Espíritu es presentada como un mandato que todo cristiano debe anhelar y buscar (Efesios 5:18); sin embargo no existe ni una sola orden a ser bautizados en el Espíritu. Esto me parece un claro indicativo de que ambas experiencias son distintas.

2º El bautismo del Espíritu es una experiencia única e irrepetible (Gálatas 3:27). No existe ni un solo caso en el Nuevo Testamento de creyentes que recibieran más de una vez el bautismo del Espíritu. No obstante, encontramos múltiples referencias de cristianos que recibieron una y otra vez la llenura del Espíritu, lo que apunta a que ésta es una experiencia que puede ser repetida de forma ilimitada. Los mismos apóstoles buscaron ser llenos del Espíritu poco después de Pentecostés.

3º La llenura del Espíritu ya se daba en el Antiguo Testamento. El bautismo del Espíritu ocurrió por primera vez en Pentecostés.

4º Que la llenura del Espíritu sea presentada en el Nuevo Testamento como un mandato muesra que no todos los cristianos lo reciben. Que el bautismo del Espíritu no sea un mandato para ningún cristiano es evidencia de que todos los cristianos auténticos lo han recibido para poder formar parte del cuerpo místico de Cristo (1 Corintios 12:13).

5º Tanto el bautismo como la llenura aparecen en las Escrituras en voz pasiva indicando que la acción es efectuada en el creyente por el Espíritu Santo. Con todo, que la llenura, a diferencia del bautismo del Espíritu, se presente como un mandato indica que el cristiano debe «permitir» al Espíritu Santo hacerlo por nosotros y en nosotros.

Esto enseña a la iglesia de Cristo que no debemos conformarnos con haber sido bautizados en el Espíritu y unidos al cuerpo Cristo, sino que debemos anhelar y buscar continuamente la plenitud del Espíritu. De lo contrario, solo conseguiremos templos llenos de personas vacías.

Solo una vida llena del Espíritu evitará toda una vida llena de pecado. Solo andar en la dinámica del Espíritu nos prevendrá de un cristianismo mediocre y conformista.

La plenitud del Espíritu significa que el cristiano es llenado por completo, controlado, conducido, enseñado y guiado por el Espíritu Santo. La llenura del Espíritu no significa que el creyente posea más cantidad del Espíritu, pues el Espíritu no se da por medida (Juan 3:34), sino que el Espíritu Santo posea más de nosotros; más de nuestros pensamientos, de nuestras decisiones y de cada área de nuestra vida.

¿Cuándo fue la última vez que buscaste ardientemente ser lleno del Espíritu? ¡Que Dios nos ayude!

 
José Daniel Espinosa Contreras.

FUENTE: http://protestantedigital.com/tublog/40954/Bautismo_vs_Llenura_del_Espiritu_Santo

Anuncios

Acerca de José Daniel Espinosa Contreras

José Daniel Espinosa Contreras, nació en Jaén (provincia andaluza), en 1993. Se graduó en Teología por la Facultad de Teología de las Asambleas de Dios de España en La Carlota (Córdoba). Masterando en Teología Dogmática por el Centro de Investigaciones Bíblicas (CEIBI). Fue formado por la Universidad de la Laguna (Tenerife) en un curso de «Religiones en España» y, actualmente, es docente de la asignatura de «Fenomenología e Historia de las Religiones» en el CEIBI. Autor del libro: «¿A quién adoran los cristianos? Historia y teología de la Trinidad en el culto cristiano». Sirve a Dios en un pequeño pueblo en el sur de España (Torredelcampo) junto con su esposa.
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s