¿Jerarquía en la Iglesia de Jesucristo?

11809540_1458873387771071_1368259760_n

Me es imposible encontrar una estructura jerárquica –como hoy la entendemos– en la comunidad cristiana primitiva. El vocablo «Padre» es usado en el Nuevo Testamento con una connotación de autoridad y jurisdicción (Juan 4:20; Hechos 3:22; etc.). Sin embargo, resulta curioso que el término siempre se aplica a otras religiones –como la judía o samaritana–, pero nunca dentro de la comunidad cristiana. Quizá, esto nos indique el rechazo del primigenio cristianismo a las estructuras jerárquicas. De hecho, como señala Hans Küng:

«El desafortunado término ‘jerarquía’ solo se adoptó quinientos años después de Cristo por parte de un teólogo desconocido que se ocultaba tras la máscara de Dionisio, discípulo de Pablo» [KÜNG, Hans. La Iglesia Católica. Barcelona: Editorial Mondadori, 2002, p. 14].

Por otro lado, resulta sugestivo que, en el Nuevo Testamento, el término «pastores» siempre es usado en plural, excepto cuando se refiere a Jesucristo mismo –el Buen Pastor–. Probablemente, ésta era una forma de evitar que las comunidades cristianas tuvieran una estructura jerárquica, con un pastor/anciano/obispo a la cabeza.

El mismo apóstol Pedro, que el sistema católico-romano ha considerado el monarca espiritual de la primitiva comunidad cristiana, no actuaba solo e independientemente, sino que estaba unido al resto de discípulos –los Doce– y, posteriormente, a Santiago y Juan, con quienes formaba los conocidos «tres pilares de la iglesia» (Gálatas 2:9).

No pretendo aseverar que los apóstoles carecían de una autoridad especial otorgada por Dios –pues se les había encomendado la misión de enseñar y establecer el fundamento sobre el que sería edificada la iglesia–. Ésta es evidente en los escritos novo-testamentarios. No obstante, su autoridad nunca fue usada con pretensiones de poder –como las de un monarca–, ni si quiera como gobernantes independientes.

Esto me coloca en una actitud crítica frente a todo sistema que llamándose cristiano, defienda una estructura jerárquica. Y no pienso solamente en la ICAR, sino en todas las iglesias protestantes gobernadas por ‘pastores’ autoritarios, que se creen “monarcas espirituales” que pueden tomar todas las decisiones que les apetezcan sin tener en cuenta a la asamblea, como si las iglesias les pertenecieran a ellos y tuvieran potestad sobre ellas.

Tengo en gran estima a los pastores cuyo lema es aquel que el Maestro recordaba:

«Jesús les dijo: ‘Los reyes de las naciones oprimen a sus súbditos, y los que ejercen autoridad sobre ellos se llaman a sí mismos benefactores. No sea así entre ustedes. Al contrario, el mayor debe comportarse como el menor, y el que manda como el que sirve’ (Lucas 22:25-26).

Que Dios siga perfeccionando a Su Iglesia y haciéndola más semejante al Maestro; Jesucristo.

Con sincero afecto en Cristo:

José Daniel Espinosa.

Anuncios

Acerca de José Daniel Espinosa Contreras

Graduado en Teología en la Facultad de Teología AD de Córdoba (España). Tesis de grado: «Dimensión Trinitaria del Culto Cristiano: Legitimidad de la formulación trinitaria como objeto de culto», calificada con: Matrícula de Honor. Masterando en Teología Dogmática en el CEIBI (Santa Cruz de Tenerife, España). Docente de la asignatura: «Fenomenología e Historia de las Religiones» en el Centro de Investigaciones Bíblicas de Santa Cruz de Tenerife. Sirve al Señor en España.
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Jerarquía en la Iglesia de Jesucristo?

  1. fernando clos campos dijo:

    Muy bueno.

  2. Me llamó la atención la imagen que pusiste en el principio de la entrada. El término ‘líder’ tampoco es usado en el Nuevo Testamento, ¿no?

    • Existe un término griego que puede traducirse como «líder»; es el vocablo «jeguéomai». No obstante, esta palabra no era usada en la Iglesia Primitiva con la connotación de jerarquía y superioridad (como la ICAR pretende) sino en el sentido de un «guía» que va por delante de otros marcando el camino.

      Mateo asigna este título a Jesús al decir: «Y tú, Belén, de la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; porque de ti saldrá un GUIADOR, que apacentará a mi pueblo Israel» (Mateo 2:6).

      Jesús es nuestro ejemplo de líder.

      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s