15 Excelentes Consejos para Parejas (Noviazgo o matrimonio).

pareja_1_17_5_14

En esta ocasión, deseo compartir con ustedes los consejos para parejas de una madre experimentada en quebrantos (la mía), a su nuera (mi prometida, Natalia) e hijo (yo). Me sentí muy identificado con algunos puntos, por lo que consideré interesante poder compartirlo con el resto de parejas que buscamos ser perfeccionados en el amor del Señor. Los consejos nacen de la experiencia de un matrimonio cristiano que, por más de 32 años, ha conseguido superar los grandes obstáculos de la vida y del matrimonio y que, a pesar de todo, siguen enamorados. Aquí van 15 consejos:

  1. No guardar silencio cuando algo nos está afectando. Lo mejor suele ser hablarlo de forma natural en el momento. En una primera fase, posiblemente, afectada por la ira, quizá es bueno hacer un lapsus (silencio), para buscar apaciguar nuestro ser con la ayuda de Dios y hablar las cosas lo antes posible. Por lo general, los hombres suelen caer en el error del silencio, pues les da vergüenza tocar ciertos temas o hablarlos con claridad.
  2. Cuidado con el álbum de recuerdos, las frustraciones pasadas y las etiquetas. Evitemos ser históricos o prehistóricos. No sacar los problemas del pasado que ya fueron solucionados.
  3. Evitar las frases “siempre” y “nunca” o “jamás”. «Tú nunca dices la verdad», «tú siempre hablas demasiado», «todo el mundo dice que eres un flojo…». Son afirmaciones muy categóricas que puede hacer mucho daño. Pero la verdad, no conozco a nadie que «nunca diga la verdad» o que «siempre hable demasiado».
  4. Aprende a estar en desacuerdo sin pelearte. Las diferencias de pareja son muy comunes y normales. De hecho, sería realmente extraño que no las hubiera, pues a fin de cuentas, cada persona es diferente.
  5. Ataquen el problema, pero no se ataquen el uno al otro. Debemos dar puntapié al problema, pero no puntapiés a la pareja. Esto solamente agravará el problema.
  6. Si hay una acusación, siempre debe ser respaldada con hechos. Si tardamos más en recopilar esos hechos, mejor tardar, a acusarse sin base alguna. La Declaración Universal de Derechos Humanos: «Todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario» es aplicable a las relaciones de pareja. Las parejas sin pruebas no deben acusarse. ¡Hechos!, no fantasías ni suposiciones.
  7. Que no se ponga el sol sobre vuestro conflicto. De lo contrario, la zona del conflicto puede ampliarse, como el incipiente fuego en un bosque, que si no se apaga pronto, puede crear males mayores.
  8. Informar a la pareja de cómo se siente y de lo que siente sin usar el sarcasmo o la ironía. Lo contrario puede provocar a la pareja y ponerla a la defensiva. Esto no soluciona nada, sólo lo empeora.
  9. No exagerar. Con la exageración, un desacuerdo puede convertirse en una guerra mundial. La exageración, dependiendo de su uso, puede convertirse en una forma de mentira. ¡Evítala!
  10. Si criticamos, ofrezcamos soluciones. Intenta que la crítica sea constructiva. Si no existe una solución que ofrecer, ¿para qué criticar? En ese caso, siempre es mejor callar.
  11. Cuando esté equivocado, confiéselo. Cuando tenga la razón, cállese. Esto demuestra humildad en ambas direcciones. No machaque a su pareja. No le ponga sal a la herida.
  12. Mujeres, eviten las lágrimas de cocodrilo, lo dramático y los gritos. Esto, en ocasiones, sólo produce más indignación en los hombres y empeora las cosas.
  13. Evitar mencionar al resto de la familia o hacer comparaciones. Por ejemplo, rehúye de usar frases del tipo: «eres igual que tu madre…», «me tratas tan mal como tu padre trata a tu madre…», «eres igual que tu hermano…», etc. No metas a nadie por medio, el conflicto es sólo vuestro.
  14. Se honesto/a al 100%. -«Pero si digo toda la verdad, no voy a ganar la pelea» -podemos pensar. No importa quién tenga la razón, cuando una pareja pelea, los dos pierden.
  15. Busca siempre la armonía, la positividad y la unidad de la pareja. Busquemos dar gloria Dios y reflejar el carácter de Cristo en todo momento.

Si les ha gustado o se han sentido identificados con algún punto, les invito a compartirlo. Espero que pueda ser de bendición para muchas más parejas. Gracias mamá.

Dios les bendiga,

José Daniel Espinosa.

Anuncios

Acerca de José Daniel Espinosa Contreras

Graduado en Teología en la Facultad de Teología AD de Córdoba (España). Tesis de grado: «Dimensión Trinitaria del Culto Cristiano: Legitimidad de la formulación trinitaria como objeto de culto», calificada con: Matrícula de Honor. Masterando en Teología Dogmática en el CEIBI (Santa Cruz de Tenerife, España). Docente de la asignatura: «Fenomenología e Historia de las Religiones» en el Centro de Investigaciones Bíblicas de Santa Cruz de Tenerife. Sirve al Señor en España.
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s