¿Que las mujeres callen en la iglesia?

quiet-women

Me ha llamado la atención leer un artículo titulado: «La mujer puede aprender, pero no enseñar». El título, le pese a quien le pese, es de lo más machista. Un machismo que durante siglos se ha intentado justificar con un par de versículos bíblicos. Aún, en pleno siglo XXI, siguen resonando en mi cabeza aquellas contundentes afirmaciones como: «No veo para qué  la mujer puede servir al hombre, si se excluye la función de tener hijos» (Agustín de Hipona), «La mujer fue hecha para servir y obedecer al hombre» (John Knox), o aquella que decía que «la mujer es deficiente e ilegítima» (Tomás de Aquino). Aún peor, aquella oración judía que hacían los varones cada mañana: «Bendito eres Tú, Dios nuestro, rey del universo que no me hiciste gentil, esclavo, ni mujer» (Oración resumida).

De hecho, es conocido que tal rechazo a la mujer judía, afectó al aprendizaje y formación de las mimas. Las mujeres no podían estudiar la ley como un hombre. El rabino Eliezer ben Hyrkanos, llegó a declarar que: «El que enseña la ley a su hija, le enseña lujuria». Efectivamente, las mujeres estaban mucho menos preparadas que los hombres en el conocimiento de las Escrituras, pero no por sus inferiores capacidades, sino a causa de las circunstancias y entorno en que les tocó vivir. Por ello, no me extrañan las afirmaciones de Pablo: «La mujer aprenda en silencio» (1 Timoteo 2:11), «porque no permito a la mujer enseñar ni ejercer autoridad sobre el varón, sino estar en silencio» (2:12) o «Las mujeres callen en las congregaciones, porque no les es permitido hablar, sino estar sujetas, como también lo dice la Ley» (1 Corintios 14:34). ¿Cómo van a enseñar si no han tenido la oportunidad de preparación que ha tenido un hombre? Como Leon Morris señala en uno de sus libros (La Primera Epístola de Pablo a los Corintios), las mujeres del primer siglo eran generalmente mujeres sin educación. Para guardar la correcta enseñanza y hacer crecer a la iglesia en un sano aprendizaje, era necesario que la tarea de enseñar estuviera a cargo del hombre. No obstante, si un hombre es un neófito, también debería callarse, por muy hombre que sea. Pues no se trata de ser hombre o mujer, ya que para Dios: «Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús» (Gálatas 3:28), sino de enseñar correctamente y con diligencia la Palabra de Dios: «que usa bien la palabra de verdad» (2 Timoteo 2:15). He escuchado a algunos hombres predicar y… ¡más les valiera haberse quedado callados!

Recuerda que en Corinto –el mismo lugar en el que Pablo enseña que las mujeres deben callar en las congregaciones–, las mujeres oraban y profetizaban en público durante el culto, y Pablo aprobaba tal situación con tal que se hiciera en el orden de Dios (1 Corintios 11).

Considero que el problema de la educación de la mujer ya se ha solucionado, al menos aquí en Europa. Llevo 4 años estudiando en una Facultad de Teología, rodeado de mujeres trabajadoras que, al igual que yo, se están capacitando para la obra del ministerio. Hemos aprendido lo mismo, pero, mientras yo tengo el privilegio de poder enseñar y predicar la Palabra de Dios en las iglesias, ¿ellas deben conformarse con enseñar en la escuela dominical?

Creo que se necesitan algo más de tres versículos fuera de contexto para llegar a tales conclusiones, pero claro, ésta es sólo mi opinión a la luz de mi entendimiento bíblico. Usted podrá tener una opinión diferente, y siempre tendrá mi respeto (pues no pretendo dar cátedra y puedo equivocarme), pero al menos, no evoque al mismo espíritu machista en el que han caído muchos de nuestros antepasados. No me repita la afirmación: «Detrás de un gran hombre, hay una gran mujer», ¡no!, dígame que: «Al lado de un gran hombre, hay una gran mujer».

Gracia y paz.

José Daniel Espinosa Contreras.

Anuncios

Acerca de José Daniel Espinosa Contreras

Graduado en Teología en la Facultad de Teología AD de Córdoba (España). Tesis de grado: «Dimensión Trinitaria del Culto Cristiano: Legitimidad de la formulación trinitaria como objeto de culto», calificada con: Matrícula de Honor. Masterando en Teología Dogmática en el CEIBI (Santa Cruz de Tenerife, España). Docente de la asignatura: «Fenomenología e Historia de las Religiones» en el Centro de Investigaciones Bíblicas de Santa Cruz de Tenerife. Sirve al Señor en España.
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a ¿Que las mujeres callen en la iglesia?

  1. Muy buen post. Saludos desde El Salvador, Centroamèrica

  2. Carlos Fumero dijo:

    Me gusta mucho!!!

  3. juan millan dijo:

    digno de estudiar mas a profundidad buen post me dejo con mucho interés sobre esto gracias hermano saludos desde venezuela!!!

    • Estimado hermano Juan, me alegra saber que esta publicación ha propiciado su deseo por profundizar. En los próximos días haré una segunda publicación, algo más extensa, desarrollando la explicación de los pasajes difíciles sobre este tema en su contexto.

      Dios le bendiga y guarde. Un saludo.

  4. Pingback: ¿Que las mujeres callen en la Iglesia? (Parte 2) | Jose Daniel Espinosa Contreras

  5. superjonas dijo:

    Hola José Daniel.
    Totalmente claro y atinado tu post sobre este tema que aún, en pleno s. XXI sigue causando polémica.
    Bendiciones.
    Saludos desde Caracas, Venezuela.

  6. antonio dijo:

    Hermano Daniel, respetuosamente quiero expresar mi parecer, creo que no será muy popular… Me temo que este comentario está movido quiza por un sentido de la justicia personal (que yo personalmente comparto), pero que parece ignorar uno de los fundamentos (muchas veces incomprendidos y casi siempre impopular) de las Escrituras, el principio de la autoridad.

    Establecido por el Creador desde Gn.2, en donde se declara la sujección de la mujer al ser “tomada” del varón, con el propósito de serle a este de ayuda idonea.
    Ayuda para que? Ayuda para alcanzar juntos el propósito divino, para lo cual el respeto del diseño del Creador es muy importante.
    El hombre es la cabeza, como tambien el propio Pablo recuerda en 1Co 11:3 y Ef.5:23.
    Este principio de autoridad está ratificado por el Creador tras la caida, en Gn. 3:16:
    “…tu deseo (o tu voluntad) serà para tu marido (o estará sujeto a), y el se enseñoreará de ti”.

    En fin, la argumentación se puede alargar, pero termino solo citando lo que Pablo dice tras su necesario recordatorio (si lo era entonces, lo es hoy mas que nunca) sobre la autoridad:

    “Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor.” 1Cor.14:37

    Gracias y bendiciones.

    • Jean P. dijo:

      : Creo que si coges el principio de autoridad a partir de la caída , donde Dios esta expresando las consecuencias del pecado no su plan original. Puedes caer en errores. Si en cambio miras en Gn 1-2 . Ahí podrás encontrar el plan de Dios de la autoridad. El concepto ayuda idónea creo que te ayudará ir al original y ver que ayuda no tiene el mismo significado como de segundo plano o seguidor para ti que en el hebreo ya que se usa el mismo adjetivo para describir a Dios . . Un saludo

      • antonio dijo:

        Hola Jean P. Creo que quiza no leiste bien mi comentario; no parto de la caida sino de la creación en Gen.2
        Gracias

    • josue dijo:

      Las escrituras no se equivocan, hasta ahi es cierto, pero si nos rigiesemos por tu parecer, en el cual el antiguo testamento es por lo que se viviera a dia de hoy ( no estoy diciendo ni mucho menos no seguir la palabra, pero si ser religioso, y no tener en cuenta eñ nuevo testamento), estariamos matando civilizaciones en nombre de Dios, porque asi decia el antiguo testamento. Es verdad que la mujer debe ser apoyo para el hombre, y viceversa, pero si solo nos quedamos en eso, pasamos de la renovacion del espiritu, donde TODOS, somos hechos a imagen y semejanza de Dios, porque unos tenemos mas derechos que otros para hablar y practicar? Por el sexo? Es una religiosidad mala el vivir en ese fundamento, basado unicamente en el antiguo testamento, ya que en los evangelios no encontraras palabra asi, es mas veras ejemplos de mujeres cristianas, que valen 100 veces mas que muchos hombres de los que siempre se tiene mencion. Intentemos no ser religiosos, porque es de los peores males que podemos hacer.

      • antonio dijo:

        Hola Josue.
        Asi decia el antiguo testamento? Eso no es correcto, disculpame, es el Eterno quien habla y ordena conforme a Su perfecta voluntad.
        Y la verdadera religiosidad es racionalizar y modelar al gusto de uno, o de una generación, o de una institución, las claras y precisas instrucciones del Creador.
        Yo no dudo de la valía de la mujer, en muchas áreas superior al hombre; pero ese no es el asunto.
        Usted puede tener mayor valía en muchos aspectos que su pastor-por ejemplo-y eso no significa que no se sujete a el. Verdad?
        Son asuntos diferentes, los valores y las funciones de hombre y la mujer estan definidas por el Autor la Biblia, e ignorar este diseño del Creador por convencionalismos sociales o por un sentido humanista de la justicia es sencillamente error, y síntoma de no entender el principio de la autoridad divina.
        Saludos

    • Muy correctos tus comentarios y la respuesta que das al final del post me encanta, esta claro que muchas personas no entienden aun el significado de algunas cosas de la biblia y entre ellas este aspecto, siempre tan polemico. Pero es que dios lo hizo asi. Quien no cree esto no puede hablar de ser ni siquiera religioso. No se trata de fomentar el machismo. Pero la mujer no puede olvidar sus origenes y si nos atenemos a la palabra, fue de una costilla del hombre, de donde dios saco a la mujer. Para que fuera carne de su carne. Y era una manera de indicar que ambos son iguales pero que ella dependera de el. No se trata de ser una exclava. Sino de recordar que en el hogar, la familia, las decisiones, etc. el hombre es quien tiene la palabra final. Y con ayuda de la mujer juntos casi nunca se equivocan. Porque como decia dios no es bueno que el hombre este solo.

  7. Jean P. dijo:

    Muy buen post. Le escribía para recomendarle una conferencia en Cáceres en Marzo , de Darrow Miller
    Este autor desarrolla de una forma brillante el estudio de éstos pasajes, los problemas de cosmovisión e ideas que a lo largo de la historia han traido diversas consecuencias para la sociedad y la mujer. Creo que seria muy interesante para usted acudir. También le recomiendo el libro Porque no la.mujer . De Loren C. Y David Hamilton de la editorial jcum . Aunque probablemente ya lo haya leido. Un saludo grande.

  8. muy buenas las 2 publicaciones, quedo esperando la 3ra, felicitaciones!!!

  9. Pingback: “Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer…” (Gn. 3:17). Una reflexión complementaria a la serie: ¿Que las mujeres callen en la iglesia? | Jose Daniel Espinosa Contreras

  10. Pingback: Serie: ¿Las mujeres callen en la iglesia? (Parte 3) – 1 Timoteo 2:11-15 | Jose Daniel Espinosa Contreras

  11. Pingback:  ¿QUE LAS MUJERES CALLEN EN LA IGLESIA? (PARTE 2) | Unidos Contra la Apostasía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s