Evidencia apostólica fuera de los 12 y de Pablo

En esta breve publicación sólo trataré de mostrar cual era el uso del vocablo “apóstol” en el tiempo neotestamentario, y demostrar que este no estaba circunscrito al pequeño grupo de los 12 o al apóstol Pablo. Hay evidencia bíblica y extrabíblica que lo demuestra.

El sustantivo griego para “apóstol” es “αποστολος”, que es aplicado en repetidas ocasiones para hablar de Pablo o de algunos de los 12 discípulos/apóstoles de Jesús. Algunos ejemplos pueden verse en  Mateo 10:2; Marcos 3:14; Hechos 2:42; Romanos 1:1; etc.

Sin embargo, este mismo término es usado en la Biblia en referencia a otros creyentes fuera del grupo anterior (los 12 y Pablo). Y no solamente una vez o dos, sino en múltiples ocasiones. Podemos ver algunos ejemplos:

– Hechos 14:4 ==> Pablo y Bernabé entran en Iconio “entraron juntos” (14:1). Y el versículo 4 especifica: “Y la gente de la ciudad estaba dividida: unos estaban con los judíos, y otros con los apóstoles. Note que el sustantivo está en plural, no refiriéndose únicamente a Pablo, sino también a Bernabé, mencionándolos con el mismo enunciado; a saber, “apóstoles”.
– Hechos 14:14 ==> Reafirma el versículo anterior, y este es aún más claro. Dice así: “Cuando lo oyeron los apóstoles Bernabé y Pablo, rasgaron sus ropas, y se lanzaron entre la multitud, dando voces”. El sustantivo vuelve a estar en plural, denominándo apóstoles a Pablo y a Bernabé.

– Filipenses 2:25 ==> “Mas tuve por necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de milicia, vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades” (RV60). Pues bien, cuando la versión al castellano RV60 traduce “vuestro mensajero” debiera ser en griego “ὑμῶν δὲ ἀπόστολον“, es decir, “vuestro apóstol”. Así lo traducen otras versiones como la de Guillermo Jünemann Beckshaefer cuando dice: “Y necesario he creído, a Epafrodito, el hermano, y cooperador, y conmilitón mío, y de vosotros apóstol, y ministro de la necesidad mía, enviar a vosotros”.
– 2 Corintios 8:23 ==> “En cuanto a Tito, es mi compañero y colaborador entre vosotros; en cuanto a nuestros hermanos, son mensajeros de las iglesias, gloria de Cristo”. En este pasaje ocurre lo mismo que en el anterior. El término “mensajeros” es una de las posibles traducciones de “apóstol”. En griego sería “ημων αποστολοι”, esto es, “nuestros apóstoles”. Así lo traducen otras versiones bíblicas como la revisión de Russell Martin Stendal de Casiodoro de Reina (1569), o la versión de Serafín de Ausejo (1975), entre otras.
– 1 Corintios 4:6,9 ==> Pablo se refiere a sí mismo y a Apólos (vs. 6) como apóstoles (vs. 9), al decir: “Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles como postreros, como a sentenciados a muerte; pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres”. Pablo aplica el mismo término a los dos.

– 1 Tesalonicenses 2:6 ==> Pablo empieza su carta a la Iglesia de los tesalonicenses refiriéndosea a “Pablo, Silvano y Timoteo” (1:1), y más adelante expresa: “ni buscamos gloria de los hombres; ni de vosotros, ni de otros, aunque podíamos seros carga como apóstoles de Cristo. Note que de nuevo usa el plural para referirse no solamente a sí mismo, sino a los tres.

Estas son algunas de las referencias bíblicas que demuestra que la palabra “apóstol” no se limitaba a los doce y a Pablo. Además, existen referencias bíblicas a falsos apóstoles (2 Corintios 11:13, Apocalipsis 2:2; etc.), lo que demuestra que si el número de apóstoles estuviese cerrado, los reclamos de estos intrusos habrían sido de autocondena.

Por otro lado, es bien cierto que Ireneo de Lyon (siglo II), Tertuliano (siglo II) y Orígenes (siglo II-III) aplican este término “apóstoles (gr. “αποστολος”) a los 70 enviados por Cristo. Así como algunos de los libros apócrifos (Bernabé, etc.) hacen referencia a los “apóstoles” fuera del grupo normalmente conocido. También la Didajé, escrita seguramente antes de la mitad del primer siglo.

Creo que estos son argumentos de sobra para probar que la expresión “apóstol” no estaba tan limitada como hoy se pretende. Pero lo cierto, es que sí existe una clara distinción entre los 12 apóstoles y Pablo, y el resto. La gran diferencia era ya conocida en el tiempo neo-testamentario, y nadie debería atreverse a cuestionarla. La diferencia era la autoridad. Los primeros eran la autoridad establecida por el mismo Jesucristo con determinadas funciones específicas (Efesios 2:20; etc), el resto eran simples “apóstoles”, mensajeros, emisarios, establecidos por las iglesias (2 Corintios 8:23).

Dios les bendiga, José Daniel Espinosa Contreras.

Anuncios

Acerca de José Daniel Espinosa Contreras

Graduado en Teología en la Facultad de Teología AD de Córdoba (España). Tesis de grado: «Dimensión Trinitaria del Culto Cristiano: Legitimidad de la formulación trinitaria como objeto de culto», calificada con: Matrícula de Honor. Masterando en Teología Dogmática en el CEIBI (Santa Cruz de Tenerife, España). Docente de la asignatura: «Fenomenología e Historia de las Religiones» en el Centro de Investigaciones Bíblicas de Santa Cruz de Tenerife. Sirve al Señor en España.
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s