El Evangelio de la Prosperidad, “un camino al cielo sin pasar por la Cruz”.

Imagen

El Evangelio de la Prosperidad, “un camino al cielo sin pasar por la Cruz”.

 

“Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.

Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo” Judas 1:3-4.

Seré breve para no aburrir al lector, pero conciso y directo en el mensaje. Seré áspero e intolerante con todo aquello que quiera pisotear la Verdad del Evangelio. No pretendo dar un estudio. Hablaré claro y con simpleza, lenguaje entendible para todos; El Cristianismo está en Crisis.

¿Qué es eso de “Evangelio de la Prosperidad” que hoy se predica? Pues es una distorsión total del verdadero Evangelio. Aunque, no me sorprende, pues, ya se anunciaba en la Biblia (Gálatas 1:6-9). Y si el apóstol Pablo tuviera que ponerles nombre a tales defensores de tales doctrinas serían “Anatemas” (Gálatas 1:9).

¡Personas que quieren comodidad, pero no Cruz! Preocupadas más en sus intereses materiales que en sus decadencias espirituales. Buscan un camino sin espinas para ir al cielo. Quieren llegar al cielo sin pasar por la Cruz. ¡Pues no se puede entrar al Lugar Santísimo sin pasar por el altar del sacrificio!

Personas que van a la iglesia a recibir su plato de lentejas. Si, tristemente, algunos cambian el Evangelio de Cristo por un mísero plato de lentejas. Hemos cambiado el enfoque cristiano de lo incorruptible, espiritual y eterno, por un enfoque en lo corruptible, material, y temporal.

Ya el apóstol Pedro nos advirtió: “Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno” (Hechos 20:30-31).

Notad que dice: “de vosotros”. ¡Oh!, cuantos empiezan bien, pero, acaban desviándose. ¡Recordad!, muchas semillas parecían dar fruto, pero, pronto terminaban muriendo. Es necesario que haya cizaña mezclada con el trigo. Pero si el apóstol Pedro no cesó de amonestarlos, ¡tú no debes guardar silencio!.

O si lo preferís, escuchemos las palabras del mismo Cristo: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas; pero por dentro son lobos rapaces” (Mateo 7: 15).

Notad que dice: “vestidos de ovejas”. Su apariencia es de piedad, nadie parece dudar de las buenas intenciones de tales predicadores, ¡qué bien suenan sus palabras!, cuanto quisiéramos que fuesen realidad. Lo creemos porque es lo que queremos oír.

Te predicarán el primer y último capítulo de Job, pero no querrán saber nada de los capítulos intermedios que hablan de sufrimiento. ¿Qué Jesús tiene que quitar tus enfermedades? Dile eso al apóstol Pablo con su continuo aguijón en la carne, díselo a Timoteo con sus continuos dolores de estómago. Díselo al propio Jesús que sufrió el maltrato más injusto y el dolor más malévolo. Están trazando su propio evangelio que los llevará directos al infierno. Dile esto a los mártires que están dando sus vidas por predicar el verdadero Evangelio, sufriendo enfermedades para llegar a tribus extrañas, pasando hambre para que otros se alimenten espiritualmente, sufriendo los más grandes martirios sin esperar ninguna bendición material, lo único que piensan es en agradar a Dios y llevar a cabo su obra. Estoy seguro de que Dios ya lo recompensará cuando estén en Su Presencia.

Y cuidado, ¡no quiero decir que el evangelio no sea prospero!. Realmente aquellos que crean en el Evangelio, serán súper prosperados…,pero, en el cielo. En ese sentido el evangelio es muy próspero. Pero aquí en la tierra el amor al dinero y la riqueza es la raíz de todos los males (1 Timoteo 6:10).

El nuevo “Evangelio de la Prosperidad” cambia totalmente el enfoque. Estás personas de una u otra forma te animan a acercarte a Jesús con una motivación equivocada. Dicen: “Jesús te sacará de la depresión, Jesús te quitará de la deuda, Él te sacará de la crisis, ven a Jesús él te va a prosperar, ¡ven y recibe tú milagro!…”. Pero, este es un enfoque incorrecto.

El apóstol Pablo nos dice: “Os ruego, POR LAS MISERICORDIAS DE DIOS, que presentéis vuestros cuerpos EN SACRIFICIO vivo, santo…”. Y esta debe ser nuestra única motivación para acercarnos a Cristo.

Os explico: Pablo nos dice que debemos entregar nuestras vidas no por dinero, no por prosperidad, no para recibir bendición o recoger tu milagro, sino para SER UN SACRIFICIO (sufrimiento, dolor, muerte), y con la única motivación de agradecer Sus Misericordias (principalmente la muerte de su Hijo Jesucristo, el Gran Sacrificio).

Hermanos, no quiero seguir entreteniéndolos. El tiempo es corto, la Verdad nos ha sido dada en la Biblia. Nuestra responsabilidad es estudiarla y predicarla. Así que hago un llamado a los que aún están conscientes, aquellos que aún no han caído en el engaño: ¡despertad a los que duermen, atraed a vuestro hermano que duda! ¡Denuncia el pecado sin miedo, no porque te ofende a ti, sino porque es una ofensa a Dios!.

“A algunos que dudan, convencedlos. A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne” Judas 1:22-23.

Recomiendo el libro: “Cristianismo en Crisis” de Hank Hanegraaff.

Escrito por José Daniel Espinosa Contreras.

Anuncios

Acerca de José Daniel Espinosa Contreras

Graduado en Teología en la Facultad de Teología AD de Córdoba (España). Tesis de grado: «Dimensión Trinitaria del Culto Cristiano: Legitimidad de la formulación trinitaria como objeto de culto», calificada con: Matrícula de Honor. Masterando en Teología Dogmática en el CEIBI (Santa Cruz de Tenerife, España). Docente de la asignatura: «Fenomenología e Historia de las Religiones» en el Centro de Investigaciones Bíblicas de Santa Cruz de Tenerife. Sirve al Señor en España.
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Evangelio de la Prosperidad, “un camino al cielo sin pasar por la Cruz”.

  1. JAEL M. dijo:

    Excelentisima ensenanza, pastor que sea Dios quien lo recompense, pero de mi parte muchisimas gracias por compartirnos LA VERDADERA VOZ DEL EVANGELIO!!! AMO ESTAS PREDICACIONES!!!

  2. JAEL M. dijo:

    Amen!! pastor, Maranatha!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s